Edición Cero

Determinar los territorios ancestrales pertenecientes a la comunidad indígena de Macaya –pueblo ubicado en la comuna de Pozo Almonte, Tarapacá– es el objetivo de... UTA Iquique, CONADI y comunidad indígena de Macaya realizan estudio etnohistórico de ese poblado

Determinar los territorios ancestrales pertenecientes a la comunidad indígena de Macaya –pueblo ubicado en la comuna de Pozo Almonte, Tarapacá– es el objetivo de la investigación participativa que está desarrollando la Universidad de Tarapacá, en conjunto con las comunidades indígenas del poblado de Macaya, en el marco de un convenio entre la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) y con el apoyo logístico de la Municipalidad de Pozo Almonte.

Es así como, desde comienzos del presente año, profesionales vinculados al Programa de Investigaciones Patrimoniales de la Universidad de Tarapacá, se han dedicado a realizar encuentros, talleres y actividades –tanto en Macaya como en Iquique– con la finalidad de acordar formas de trabajo que pongan a disposición sus herramientas de trabajo científico con la cosmovisión de los lugareños.

“Desarrollamos una investigación participativa con las comunidades andinas de Macaya, relevando antecedentes etnohistóricos, antropológicos, geográficos, jurídicos y patrimoniales que vengan a complementar la reunificación y el conocimiento en torno a los territorios ancestrales que le pertenecen a la comunidad. Este es un compromiso con la salvaguarda del patrimonio, la identidad y la historia nortina que tiene la UTA y que se basa en la investigación–acción participativa, bidireccional, con las propias comunidades, tanto en terreno, como en trabajo en archivos, reuniones de trabajo, etcétera”, explicó al respecto el Director de Investigación, Postgrado y Transferencia Tecnológica, Dr. Alberto Díaz Araya.

Asimismo, el comunero indígena de Macaya y encargado de pueblos originarios de la Municipalidad de Pozo Almonte, Erwin Ojeda, señaló respecto de la investigación participativa que “el trabajo desarrollado por los profesionales de la UTA, junto con las comunidades, ha sido de una prolijidad envidiable, en todo ámbito. Existe una dedicación y profesionalismo de todo tipo, debido a que han ocupado herramientas muy acordes con el trabajo de comunidades: han tenido respeto con los tiempos, la forma de vida y las cosmovisiones de las comunidades, para poder llegar a ellas de una forma óptima y desarrollar un trabajo de calidad, muy propio de un sello de una universidad regionalista, laica, pública y sin fines de lucro”, dijo.

Además, Ojeda hizo hincapié en que, mediante esta investigación, el pueblo espera “sustentar científicamente ciertas solicitudes de las comunidades indígenas relacionadas con la ocupación y expansión de su territorio. Las comunidades indígenas tenemos claridad y existe memoria viva de nuestra ocupación histórica ancestral, que se extiende mucho más allá del pueblo”, aseguró.