Edición Cero

Una sorpresa dió el CORE en su sesión plenaria, al emitir dos votos políticos. primero se manifestó  en forma unánime, de rechazo al proyecto... CORE emitió dos votos políticos. Uno contra proyecto QB2 y otro pidiendo la renuncia del Gobernador del Tamarugal

Una sorpresa dió el CORE en su sesión plenaria, al emitir dos votos políticos. primero se manifestó  en forma unánime, de rechazo al proyecto QB2, por priorizar la contratación de personal y contraer acuerdos con empresas de otras regiones del país, en detrimento y perjuicio directo de los trabajadores y de las empresas tarapaqueñas. En el segundo voto político se solicita la renuncia al Gobernador del Tamarugal, Luis Tobar, por serias falencias en su gestión, caracterizada por lo que califican como “ineficiente administración” del Barrio de Emergencia de Pozo Almonte.

PROYECTO QB2

La iniciativa contraria al proyecto QB2, fue propuesta en el pleno del Consejo Regional por el consejero Felipe Rojas, Presidente de la Comisión de Minería del CORE. Para manifestar este rechazo, y luego de declarar públicamente su postura respecto al proyecto de la empresa minera, los consejeros desplegaron un cartel con el enunciado “QB2 No Cumple con Tarapacá”, durante la sesión plenaria.

La molestia planteada por la totalidad de los consejeros regionales, responde a la decisión de dicha minera, de emplear a trabajadores y empleados de otras regiones del país, por sobre el personal de nuestra región, que QB2 considera menos calificado para los puestos de trabajo que abrirá en su fase de ampliación.

La misma situación ocurre con las empresas prestadoras de servicios para dicha minera, ya que también se establecieron acuerdos comerciales con firmas de las regiones de Antofagasta y Metropolitana, por sobre la oferta de servicios para la minería que presentan las empresas locales.

La idea de los consejeros fue dar una señal de malestar respecto a las decisiones de QB2, que pese a mantener y ampliar sus operaciones en nuestra región, prescinde del personal local, desconociendo el compromiso que hiciera con las autoridades regionales, de contratar trabajadores tarapaqueños en su fase de ampliación.

GOBERNADOR DEL TAMARUGAL

Por diez votos a favor, tres abstenciones y un rechazo, el Consejo Regional de Tarapacá determinó  emitir un “voto político”, en el que se le solicita la renuncia al Gobernador del Tamarugal, Luis Tobar, por serias falencias en su gestión, caracterizada por lo que califican como “ineficiente administración” del Barrio de Emergencia de Pozo Almonte.

También se agregan reticencias de los cores respecto a la responsabilidad del Gobernador Tobar, en aspectos como el aumento de la delincuencia en el Tamarugal, y su tardía respuesta como autoridad provincial, durante la emergencia que provocaron los eventos climáticos ocurridos en la zona, en febrero y marzo pasados.

La propuesta fue formulada por el consejero regional Yaryes y secundada por la mayoría de sus colegas, a excepción del consejero Felipe Rojas, quien rechazo la moción. En una segunda votación, los consejeros regionales apoyaron en forma unánime, la propuesta de oficiar al Ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, sobre la mala gestión que se ha implementado en la región, respecto a los Barrios de Emergencia.

El objetivo del documento es informar sobre las deficiencias que en general, han incurrido las autoridades locales, tanto de las gobernaciones provinciales, como del SERVIU, y en la propia administración de los Barrios de Emergencia. Dicha resolución fue respaldada por la mayoría de los consejeros regionales, con 13 votos a favor y uno en contra.

Finalmente, por 8 votos a favor y 6 abstenciones, la mayoría relativa de los consejeros regionales determinaron enviar un nuevo oficio al Ministro del Interior, esta vez, informando sobre la mala administración que han tenido en la región, los Barrios De Emergencia, y sobre la necesidad de aplicar cambios en las directrices de estas dependencias, para disminuir la situación de precariedad que los afecta, y para asegurar una mejor calidad de vida para los vecinos que moran en estos conjuntos de viviendas transitorias.