Edición Cero

Veinticinco son los participantes de la Fundación para el Trabajo de la Universidad Arturo Prat que se dieron cita en la ceremonia de inicio... Fundación para el Trabajo de la UNAP inició proyecto de Escuela de Oficio en el marco del plan de reinserción de usuarios.

Veinticinco son los participantes de la Fundación para el Trabajo de la Universidad Arturo Prat que se dieron cita en la ceremonia de inicio del proyecto “Escuela de Oficio Formando para el Siglo XXI”, el cual entregará herramientas de perfeccionamiento en el oficio de reciclaje básico, reciclador avanzado, almacenador y administrador de reciclaje.

“Buscamos continuamente formar a nuestros participantes para mostrar a la ciudadanía una forma efectiva de reinserción. Nuestro grupo de profesionales realiza una labor importante en lo social con elementos prácticos duraderos como es la entrega de un oficio ideal para el emprendimiento y lograr una estabilidad social y económica”, destacó la subdirectora de la fundación para el trabajo UNAP, Constanza Nogues.

El financiamiento obtenido tiene que ver con la línea de innovación social de la Corporación de Fomento Productivo (CORFO) y que será ejecutado por fundación para el trabajo UNAP en un período de 1 año.

Respecto a ello, el director de CORFO Cesar Villanueva, comentó que “más importante que el dinero asignado es para donde esta apuntando este proyecto, uno de los ejes sociales es de suma importancia para nosotros y esto estamos entregando capacidades a personas que eventualmente no tienen acceso”.

La escuela de oficios pionera en la región, entrega herramientas a los sectores sociales más vulnerables mediante la capacitación en oficios que logran mejorar las condiciones de empleabilidad y aportan en el mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad, promoviendo así mismo el desarrollo de habilidades mediante un proceso social y educativo, construyendo redes comunitarias que permitan el crecimiento en conjunto.

Por su parte, la participante y alumna Paulina Zapata dijo que “es motivante que se nos de esta posibilidad educacional para dedicarnos y tener un oficio. Después de un año sin consumo este beneficio nos reintegra a la sociedad con la mente ocupada y con nuevos ingresos en lo económico”.