Edición Cero

Pese a que la salida del cardenal Ricardo Ezzati debió producirse antes, la Comunidad de Laicos y Laicas de Iquique declaró que “valoramos la... Laicos de Iquique valoran qu el Papa Francisco, aunque en forma tardía, haya aceptado renuncia de Ezzati

Pese a que la salida del cardenal Ricardo Ezzati debió producirse antes, la Comunidad de Laicos y Laicas de Iquique declaró que “valoramos la tardía pero inminente reacción  del Papa Francisco en aceptar la renuncia del Cardenal Ezzati como líder de la Iglesia Católica en Chile”.

Con la decisión del Papa Francisco estiman que “el pueblo de Dios se ha manifestado en diversas oportunidades en contra de la cultura del abuso y encubrimiento de la cual el Sr. Ezzati representa la cabeza de esta forma de actuar de la jerarquía de la Iglesia”.

Señalan que a partir de este nuevo hitos, tienen “la esperanza que este cambio signifique la salida de otros obispos que se han mantenido en la línea del encubrimiento”.

Respecto del nuevo nombramiento, expresaron que confían que “el cambio de líder de nuestra Iglesia signifique una forma distinta de relación entre la jerarquía y los laicos y laicas. Que podamos volver a poner a Cristo en el centro como dice el Papa Francisco en relación con la forma de acoger las denuncias de víctimas, que han sufrido abusos de todo tipo dentro de la Iglesia en Chile”.

Reafirman, finalmente su postura en el sentido que un pastor “que está tan cuestionado pública y judicialmente no puede mantenerse como líder de la Iglesia en Chile”.

COORDINADORA NACIONAL

En tanto, la Coordinadora Nacional de Laicos, se reunió en santiago, con representantes de todas las Diócesis, incluida la de Iquique, representada por Javier Brain, emitiendo una declaración pública, donde se señala textualmente:

“Vemos con cautela la llegada del obispo Celestino Aós como administrador apostólico de Santiago. Lo hace en medio de denuncias de encubrimiento por parte de algunas víctima de abusos. Como red laical nacional nos mantendremos vigilantes respecto de esto pues esperamos que colabore con la justicia civil y con los cambios eclesiales que necesitamos.

También invitan a los laicos de todo el país “despertar y recobrar su libertad y a no seguir el clericalismo que
nos ha invadido. Como seguidores de Jesús de Nazareth reclamamos nuestro derecho a participar activamente y sin miedo”.

E insisten en su motivación, es decir que  “como dijimos en la primera asamblea sinodal: con el Espíritu Santo buscamos
reconstruir nuestra iglesia “devastada por pecados y delitos”. Queremos una iglesia sin clericalismo, sin abusos, sin indolencia y con conciencia crítica”.