Edición Cero

Aunque caleta San Marcos es conocida por sus productos del mar, un grupo de jefas de hogar comenzó a trabajar en un nuevo rubro:... Agricultura hidropónica desarrollan 10 mujeres de la Caleta San Marcos, logrando mejorar la calidad de vida

Aunque caleta San Marcos es conocida por sus productos del mar, un grupo de jefas de hogar comenzó a trabajar en un nuevo rubro: la agricultura hidropónica, una iniciativa que cuenta con el apoyo del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y de la Fundación para la Promoción de Desarrollo de la Mujer (PRODEMU), para ejecutar un proyecto que ayudará a mejorar su calidad de vida.

Se trata del proyecto “Habilitación e implementación de invernadero para cultivo hortícola a través de sistemas hidropónicos energizados con paneles fotovoltaicos”, que beneficiará a 10 mujeres y sus familias, quienes se encuentran bajo riesgo social, lo que les permite acceder al programa “Mujeres Rurales” gracias al convenio INDAP-PRODEMU.

CONVENIO

El programa tiene como objetivo apoyar a las mujeres rurales del país y mejorar su calidad de vida, al tiempo que entrega herramientas para que desarrollen el liderazgo a través de 4 ámbitos a trabajar, como son el empoderamiento personal; organización y ciudadanía; gestión del emprendimiento y manejo del rubro.

Amanda Roco Alvarado, delegada nacional Tarapacá de Fundación PRODEMU, comentó que a nivel nacional la fundación “trabaja en el apoyo constante a las mujeres en las diversas áreas de desarrollo y por supuesto en sus emprendimientos. Este programa nace en PRODEMU y junto a un convenio nacional que se establece con INDAP,  se logra la alianza estratégica, clave para un resultado óptimo para las mujeres de nuestra región y el país”.

Añadió que en nuestra región se activa el año 2015, y este es el cuarto año de acompañamiento a los diversos grupos participantes en Tarapacá. “En el caso particular de caleta San Marcos, es el segundo año de tres en los cuales les estamos brindando acompañamiento para el logro de la autonomía económica que conlleva una mejor calidad de vida para las mujeres y sus familias”.

RESULTADO INESPERADO

En Tarapacá el primer conjunto en conformarse fue el de hortalizas hidropónicas en Pisagua, al que le sigue este nuevo grupo, que lidera Yenny Hernández Ahumada. “Hemos aprendido a sembrar, hemos visto a las semillas crecer, ya tuvimos una primera venta piloto de lechugas. Los vecinos quedaron fascinados cuando probaron las hortalizas. Todo esto ha sido un descubrimiento para nosotras y la gente de la caleta. Nos ha costado, pero hemos sabido salir a delante y queremos ir ampliando, surtir a la gente de acá y de caletas cercanas de hortalizas frescas”, comentó la ahora agricultora.

Similar opinión tuvo su compañera Sara Muñoz Leiva, quien vive hace 17 años en la caleta. Ella comentó que “nunca se había visto un invernadero o algo similar acá, pues estamos acostumbrados a todo lo que tenga que ver con el mar. Es muy novedoso”.

Fernando Chiffelle Ruff, seremi de Agricultura, manifestó la importancia de este proyecto, que entregará herramientas a las mujeres de la caleta, quienes tendrán una oportunidad inicialmente de cosechar hortalizas para su consumo y posteriormente cuando manejen el sistema producir para la comercialización y tener un ingreso que ayude a la economía del hogar que esta principalmente basada en la pesca.

“Esta es una iniciativa que puede ser replicada en otros lugares de la región, siendo uno de los compromisos de gobierno, donde estamos trabajando con las mujeres, incorporando energías renovables y la optimización del recurso hídrico”, señalo el seremi.

HIDROPONÍA

La iniciativa considera la producción hidropónica de hortalizas de hoja, es decir, cultivos sin suelo. Producción cuyo destino se orienta al autoconsumo y así mejora la dieta alimenticia a partir de la incorporación de vegetales frescos.

Leonardo Vásquez Choque es el agrónomo encargado de asesorar técnicamente a este grupo, al que visita una vez por semana. “Se les capacita en el ámbito agrícola, el funcionamiento del sistema de cultivo sin suelo e hidropónico, uso y mantención de los sistemas de riego fotovoltaico y a medida que avanzan las semanas, también aprenden sobre los cultivos. Aquí trabajan el tomate, morrón, ají cacho de cabra, lechuga y albahaca”.

En ese sentido, la senadora Luz Ebensperger destacó el trabajo, no solo de apoyo a las mujeres, también resaltó el hecho que en la región, la agricultura se desarrolle también en las caletas y no solo en la provincia del Tamarugal”.

En tanto el director regional de INDAP Tarapacá, Iván Cerda Fuentelzar, afirmó que “en este proyecto se esperaba incorporar la inversión luego de dos años de trabajo fortaleciendo capacidades en lo personal y en lo colectivo, pero atendido el compromiso y ganas de las usuarias, apostamos por adelantar algunos procesos para lograr con éxito la implementación de este invernadero, que marca el inicio de otras tareas por cumplir, entre las que están la comercialización, una sala de packing y ampliar la superficie de plantación.”