Edición Cero

Satisfechos de la reflexión que se produjo en el Primer Sínodo Laical, realizado el fin de semana, en el Santuario Padre Hurtado en Santiago,... Primer Sínodo Laical llama a terminar con encubrimientos de abusos sexuales en Iglesia Católica

Satisfechos de la reflexión que se produjo en el Primer Sínodo Laical, realizado el fin de semana, en el Santuario Padre Hurtado en Santiago, se manifestaron las representantes de Iquique en dicho encuentro, principalmente porque más de 350 delegados, cierran filas para exigir que se ponga fin a los encubrimientos por los abusos sexuales que se vienen cometiendo en la Iglesia Católica.

La jornada se desarrolló en un ambiente reflexivo crítico y orientado por la fe, en el que los laicos de Arica a Punta Arenas, buscan provocar los urgentes cambios al interior de la Iglesia Católica. La frase de «Otra Iglesia es Posible», es la que orientó el encuentro y que marc a la noción de construir una institucionalidad distintas, donde no tengan cabida los abusos sexuales y de poder y la red de encubrimientos.

Así lo expresaron los integrantes de la delegación de laicos de Iquique, integrada por Myriam Soto Díaz, Javier Brain A., Ismael Espindola, Luci Solar V. y Ma. Angelica Urra R.

DECLARACIÓN

Al concluir el Sínodo de Laicos, se emitió la siguiente declaración pública:

«Nosotros, laicas y laicos, discípulas y discípulos de Jesús,  reunidos en la jornada de apertura del Sínodo Nacional Laical autoconvocado y autogestionado  en el Santuario del Padre Hurtado de Santiago los días 5 y 6 de enero del 2019.  Bajo un mismo desafío, hemos decidido iniciar un proceso de diálogo y de participación, que favorezca un análisis del estado actual de la Iglesia católica en Chile y promueva el sueño de una iglesia de comunidades, que están al servicio de la construcción del Reino de Dios en nuestro país».

«Iluminados por el Espíritu Santo, buscando reconstruir nuestra iglesia devastada por  pecados y delitos, hemos discernido comunitariamente, que las principales causas de esta crisis son: el clericalismo, el abuso de poder, la indolencia y la falta de conciencia crítica del laicado».

«Frente a esta crisis soñamos con una iglesia

  • Constituida por comunidades de base
  • Orante, profética y liberadora que busca y ejerce la justicia
  • Que sea servidora y abierta a las necesidades de la gente y al mundo
  • Horizontal, diversa, participativa e inclusiva, con real protagonismo del laicado en especial de las mujeres y los jóvenes»

«Durante este tiempo sinodal queremos trabajar en los siguientes ámbitos:

  • Promover la modificación de la estructura de poder al interior de nuestra iglesia (en la generación y la estructura de su ejercicio) y la participación laical en la toma de decisiones.
  • La participación de la mujer en las instancias de responsabilidad y poder
  • Fortalecer y renovar procesos de formación de todo el pueblo de Dios.
  • Erradicar la cultura del abuso de poder, proponiendo acciones orientadas al establecimiento de la justicia y reparación, creando un ambiente seguro para todas y todos».

«Finalmente nos comprometemos a replicar este proceso sinodal en los espacios locales de nuestro país».

«Para terminar,  pedimos al Espíritu Santo nos ayude en este éxodo para que nuestra iglesia sea fuente de vida, de fraternidad y de servicio».

NOTA RELACIONADA

En la Epifanía del 2019: El Laicado Chileno Perdió el Miedo