Edición Cero

Comunidad escolar del liceo «Aníbal Pinto» desarrollo una jornada especial para resaltar y engrandecer el legado salitrero de los hombres y mujeres que vivieron... Liceo «Aníbal Pinto» revivió la vida en las salitreras, destacando el legado que dejaron los pampinos

Comunidad escolar del liceo «Aníbal Pinto» desarrollo una jornada especial para resaltar y engrandecer el legado salitrero de los hombres y mujeres que vivieron en la pampa salitrera, generando toda una forma de vida, a partir de lo que fue la industria del salitre. Industria que mantuvo el erario del país por más de 50 años.

Así lo destacó el director del establecimiento, Juan Lima Montero, quien destacó que fue «toda una hazaña ser pampino salitrero. Fue una vida muy dura, llena de sacrificios, pero el legado que dejaron en cuanto a valores como la familia, el respeto, el amor al trabajo, la amistad y la solidaridad son notables, un ejemplo que debe perdurar».

La emotiva actividad se desarrolló en  el Gimnasio del establecimiento educacional, ubicado en el antiguo Barrio Unión de Iquique, en Manuel Rodríguez con Oscar Bonilla. Además, de la velada que incluyó canciones de la época del salitre, declamaciones, bailes y la presentación de conjunto musicales típicos protagonizados por los alumnos, también estuvo presente la Tuna Rupanic, del colegio del mismo nombre de la comuna de Alto Hospicio.

Lo llamativo fue que estudiantes y profesores se presentaron con vestuario característico de la época, lo que le dio un toque de distinción a la festividad que tiene como objetivo valorizar en forma permanente el legado de los pampinos que trabajaron en las calicheras, provenientes de todo el país, para no regresar nunca más a sus lugares de origen. Se quedaron en cuerpo y alma en las oficinas salitreras, que, en esta ocasión, los estudiantes de cada curso representaron de manera brillante,  ya que hicieron «renacer»  a La Noria, Kerima, Cala Cala, Victoria, Humberstone, Santa Laura, Santa Rosa, entre otras.

Se sumó a esta actividad una exposición de maquetas de las diversas oficinas salitreras, con objetos y utensilios de la época, así como juguetes que los mismos trabajadores salitreros confeccionaban para sus hijos.

Explicó el director que el objetivo es enseñar a los estudiantes, desde la prebásica a la media, «la enorme importancia económica, social y cultural que tuvo la industria salitrera, pero también mostrarles que allí se formaron familias con excelentes valores y principios morales como el respeto al papá, a la mamá, a los abuelitos, a los amigos. Destacar  la formación de buenas familias, lo que significa el sacrificio y el esfuerzo del trabajo diario».

También, dijo, rendir un homenaje «al trabajador pampino, a su esposa, hijos familias y amigos que se las ingeniaban para compartir y solidarizar en los momentos difíciles que fueron muchos, pero que superaron con amor de familia. Es por eso que realizamos esta actividad que les enseña a nuestros alumnos a mantener en la memoria de este legado salitrero», expresó el director Juan Lima Montero.

La actividad  incluyó una competencia de platos típicos de la pampa, cuyo jurado estuvo a cargo de futuros chefs de la Universidad Tecnológica INACAP, cuyos integrantes tuvieron una difícil tarea para decidir al ganador.

MAS FOTOS

Posted by Corporación Museo del Salitre on Friday, November 30, 2018