Edición Cero

Sin duda que la presencia de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, marcó una impronta, cuando llegaron a nuestro país, hace 70 años, pisando... A 70 años de la llegada de los primeros misioneros a las salitreras, conmemoran importante labor social y pastoral de Padres Oblatos

Sin duda que la presencia de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, marcó una impronta, cuando llegaron a nuestro país, hace 70 años, pisando suelo chileno en Tocopilla, un 16 de diciembre de 1948,  e instalándose en la Oficina Salitrera Victoria, donde inician un trabajo  pastoral comprometido con los obreros del salitre. Es por eso, que Humberstone y su iglesia, que se mantiene como en antaño, fue la escogida para conmemorar esta simbólica fecha, peregrinando desde la cruz, hacia el templo.

No son los mismos sacerdotes del pasado, porque muchos ya han fallecido; ni son las mismas bullentes salitreras del ciclo del salitre, pero las motivaciones de los misioneros, siguen siendo las mismas. Es decir, realizar un trabajo pastoral y evangelizador, entendiendo los contextos sociales. “Nosotros evangelizamos y a nosotros también nos evangelizaron los pampinos, y eso es lo valioso”, señaló el sacerdote Sergio Serrano.

PEREGRINAJE Y EUCARISTÍA

Los actos de conmemoración de los 70 años de la presencia de los oblatos en Chile, se iniciaron poco antes de las 11 horas del pasado domingo. Desde la cruz que se ubica al costado de la salitrera, el sacerdote Jorge Albergati, provincial de los Misioneros Oblatos, Provincia Cruz del Sur, (Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay), realizó una reflexión y rindió un homenaje a los misioneros que cumplieron con una destacada y cercana laboral pastoral, en las salitreras.

Acompañado de antiguos pampinos, la mayoría  sobre los 70 años, enfilaron hacia la Iglesia San Mauricio donde se desarrolló la misa -la misma que utilizaran en el pasado-, contando con la participación del Coro de Profesores de Iquique » Guillermo Galán Aguirre».  Durante la celebración religiosa, el Padre Sergio Serrano, bajó del altar para mantener una comunicación fluida con los feligreses que repletaron la iglesia, interactuando con los feligreses que a viva voz enumeraron las características de la misión oblata: comprometida, cercana a las personas, con ideales sociales, etc.

Concluida la Misa, se procedió a inaugurar la vieja casa que habitaron los oblatos, durante el auge del salitre. En su frontis, Silvio Zerega, Director de la Corporación Museo del Salitre, (CMS) junto al Provincial de la Orden, padre Jorge Albergati, descubrieron una placa recordatoria. La casona luce ahora como un museo, donde se recrean los espacios que se mantenía en la época. La oficina de ingreso y el sencillo dormitorio del sacerdote, ya se encuentran en exhibición, mientras que se continúa en la habilitación de las otras dependencias.

Silvio Zerega señaló en al ser Humberstone y Santa Laura, Patrimonio Mundial, la Corporación tiene la misión de preservar los inmuebles, “pero también tenemos la obligación de recordar a quienes allí vivieron, a quienes habitaron este lugar. Y esta es la doble obligación que tenemos, de proteger el patrimonio material, y recordar la historia de las personas. En este caso, recordar a los sacerdotes oblatos que llegaron hace 70 años a estas tierras”.

El provincial de los oblatos, señaló las actividades realizadas  en Humberstone, constituyen  el acto central y de inicio para recordar los 70 años de la llegada de los misioneros a Chile. Dijo que “el anuncio del evangelio va siempre muy de la mano con el anuncio de la justicia social y de la libertad de las personas”

EN LA ACTUALIDAD

En la actualidad los Misioneros Oblatos, mantienen presencia en Santiago, Antofagasta e Iquique, manteniendo los mismos objetivos que cumplieron en la pampa con las comunidades de pampinos salitreros. Y manteniendo su frase de “…anunciando a Jesucristo Libertador”.

MAS FOTOS DESDE LA CUENTA DE LA CORPORACIÓN MUSEO DEL SALITRE