Edición Cero

Su preocupación por el daño que han sufrido sitios arqueólogicos de la localidad de Coscaya, evidenció el líder de esa  comunidad aymara, Elías Mamani,... Habitantes de Coscaya piden generar medidas de protección y resguardo para sitios de valor arqueológico.

Su preocupación por el daño que han sufrido sitios arqueólogicos de la localidad de Coscaya, evidenció el líder de esa  comunidad aymara, Elías Mamani, quien denunció que  lamentablemente todo este patrimonio ha sido arrasado con el paso de los años, ya que en el lugar antiguamente se encontraban joyas y otros enseres de carácter ceremonial. Ello, avalado por investigaciones arqueológicas.

La denuncia la hizo el líder aymara, ante la Seremi de Bienes Nacionales, Pilar Barrientos, a quien invitó a recorrer su comunidad. Elías Mamani quería que la autoridad conociera esta zona con gran presencia de vestigios arqueológicos, que lamentablemente han sido arrasados y que ellos desean proteger.

La comitiva autoridad recorrió el cerro Piedra Azul, donde constató en terreno la presencia de una gran cantidad de gentilares -construcciones de piedras con forma de esfera y rectangulares de carácter sagrado-,  en cuyas inmediaciones aún se encuentran trozos de cerámica.

Mamanio le expuso que un  sitio de gran valor patrimonial para este poblado son dos relojes solares de la época incaica (Intiwatana) uno de los cuales fue dañado el año pasado, requiriendio en forma urgente del algún tipo de protección.

“La idea de esta visita era que la seremi viera lo que se está pidiendo y lo que se está colocando en valor”, enfatizó Elías Mamani, quien también es consejero del Área de Desarrollo Indígena (ADI) Tarapacá Bajo. Precisó que la intención de sus representados es contar con una concesión que sea manejada por la propia comunidad indígena.

La seremi, en tanto, junto con agradecer la invitación que le permitió conocer este territorio, señaló que “la protección de este sitio tiene que ser directa y tiene sentido de urgencia, para rescatar este maravilloso patrimonio arqueológico para las generaciones futuras”.

La visita permitió además fiscalizar una solicitud de título de dominio gratuito de una pobladora que cría animales y reside todo el año en Coscaya, quien había iniciado el trámite para acceder a la propiedad.

Asimismo se recogió la inquietud de la comunidad aymara de Pachica, representada por su primer director, José Saldivia, quien expuso la necesidad de contar con algún mecanismo de protección de los sectores denominados Infiernillo y Quebrada del Diablo, requerimiento que la autoridad se comprometió a estudiar.