Edición Cero

Sobre la responsabilidad de adultos significativos en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas de niños, niñas y adolescentes, versó el taller... En Taller de Habilidades Preventivas Parentales  participaron profesionales 30 programas del Sename

Sobre la responsabilidad de adultos significativos en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas de niños, niñas y adolescentes, versó el taller que dictó SENDA a profesionales de más de 30 programas que desarrolla el Sename, iniciativa que  se enmarca en el convenio de colaboración técnica entre ambos servicios públicos.

La finalidad del convenio es mejorar las oportunidades de acceso a la salud como un derecho fundamental. Uno de los compromisos del área de Prevención de SENDA, es capacitar a los programas de la red SENAME en habilidades preventivas parentales, estrategia que está orientada a fortalecer los factores protectores de padres, madres y adultos significativos.

La encargada del área de Prevención de SENDA, Carla Adones, dijo que los objetivos principales consisten en “preparar a los funcionarios de cada programa de SENAME, entregando herramientas teóricas y prácticas en materia preventiva en torno al consumo de drogas  y alcohol. De esta forma, se espera que los participantes puedan difundir la importancia que tiene el rol preventivo en su quehacer a través de habilidades preventivas parentales, donde se espera que puedan replicar y socializar con el resto del equipo, favoreciendo así las intervenciones que realizan”.

La directora regional de SENAME, María Teresa Osorio, consideró importante relevar y potenciar la oferta existente, en cuanto al tratamiento y prevención en esta temática, “no obstante debemos generar los esfuerzos para una mayor complementariedad entre los distintos servicios para así cubrir las necesidades actuales de los niños, niñas y adolescentes”.

Los principales temas que abordó el “Taller de Habilidades Preventivas Parentales” fueron  conocimientos técnicos respecto a la prevención del consumo de alcohol y otras drogas,  desarrollo evolutivo de niños, niñas y adolescentes,  habilidades de comunicación asertiva y  habilidades en el establecimiento de normas y límites, resolución de conflicto al interior de las familias, fortalecimiento de expresión de vinculación emocional, identificación de fuentes de apoyo social y redes, establecimientos de metas y proyectos familiares y  rol preventivo en torno al consumo.