Edición Cero

Un detallado recuento de la labor evangélica, con un claro  enfoque social desplegada en las poblaciones marginales del Iquique de los 50, realizó  el... Curas franciscanos fueron pioneros en evangelización de poblaciones marginales del Iquique de los años 50

Un detallado recuento de la labor evangélica, con un claro  enfoque social desplegada en las poblaciones marginales del Iquique de los 50, realizó  el sociólogo y gestor patrimonial, Aníbal Valenzuela Sepúlveda. El profesional presentó la charla  “Presencia de los franciscanos en la población Caupolicán”, en el marco del programa de conmemoración de los 110 años de la presencia de los franciscanos en nuestra ciudad. 

El especialista presentó un detallado análisis sobre el Iquique de mediados del siglo pasado, escenario en el cual ocurre la entrega de terrenos y posterior toma de la población Caupolicán el año 1957.

En aquellos años Iquique llegaba sólo hasta la Iglesia del Buen Pastor y es en esos terrenos ubicados al sur oriente de Iquique donde comienzan a asentarse las familias que bajaron de la pampa producto del cierre de las salitreras. Es en ese inhóspito territorio donde los primeros pobladores comienzan a levantar sus casas, nombrar las calles y fundan la junta de vecinos,  bailes religiosos y clubes deportivos.

Valenzuela también comentó que por esos años llegaron a misionar a la población los padres franciscanos belgas  liderados por el P. Bertuin Van Asten, quien junto a una insipiente comunidad dirigida por Oscar Vergara fundan la capilla “Caupolicán”.

Es destacable las metodologías, adelantadas a su tiempo, que usan los franciscanos para evangelizar, entre las que se destacan: celebraciones litúrgicas en la calle, procesiones, preparación para los sacramentos en las casas, exhibición de documentales en las calles, etc. En ese contexto recordó a los P. Leonardo Braeken y Lorenzo Volker como los pioneros en la evangelización de las poblaciones marginales del Iquique de los años ´50.

Al  finalizar la charla, fray Juan Rovegno, uno de los organizadores de la actividad, agradeció al investigador por la interesante exposición e invitó a los asistentes a realizar algunos comentarios, ante lo cual don Mario Maturana comentó “nosotros estamos muy agradecidos del legado de los franciscanos belgas, tenemos los mejores recuerdos de ellos, a muchos de nosotros ellos nos ayudaron tanto espiritual como materialmente”.

PRÓXIMO EVENTO

El programa conmemorativo de los 110 años de la presencia franciscana en Chile, contempla la realización de dos conferencias más: “Presencia de los franciscanos en el siglo XX en Tarapacá” y “Orden Franciscana Seglar 1899-2018”.

La actividad está programada para el 20 de noviembre próximo, a las 18.00 horas, en dependencia de la Parroquia San Antonio de Padua, ubicada en Latorre con 21 de Mayo.