Edición Cero

Teniendo como escenario la Salitrera Humberstone, se realizó la Asamblea Anual de Socios de la Corporación Museo del Salitre, (CMS) con la asistencia de... Pampinos quieren que persista su cultura e insisten en su slogan de…”Que la Pampa Nunca Muera”

Teniendo como escenario la Salitrera Humberstone, se realizó la Asamblea Anual de Socios de la Corporación Museo del Salitre, (CMS) con la asistencia de representantes de las agrupaciones pampinas, que conforman esa entidad.

La jornada consistió en la cuenta pública, donde se expuso la gestión del 2017, la cual fue aprobada por unanimidad; demás de conocer las proyecciones para este 2018, ya en curso.

Sergio Bitar como Presidente del Directorio hizo la presentación inicial y habló del principal desafío que consiste en que las salitreras Humberstone y Santa Laura sean sacadas de la lista de Patrimonio en Peligro de la UNESCO. También destacó que, a partir de los dos proyectos emblemáticos como son el Centro de Interpretación del Salitre y la Exposición permanente de la Masacre de la Escuela Santa María, los visitantes tanto locales y nacionales, han ido en aumento.

El Director Ejecutivo, Silvio Zerega, profundizó en los desafíos para el presente año, asegurando que hay un avance notable en los lineamientos que define la UNESCO, que, además, ha destacado la gestión que la CMS, realiza en el Sitio Patrimonio Mundial.

Sobre los proyectos, destacó el estudio que se realiza para catastrar el estado de unos 40 cementerios pampinos y la etapa final de preparación de expedientes, para solicitar que Humberstone y Santa Laura sean declarados Patrimonio Histórico Nacional.

Por su parte, los socios, manifestaron su preocupación porque los pampinos que vivieron y trabajaron en la pampa, son de avanzada edad, por lo mismo, no pueden participar en las actividades. Otros ya han muerto y lo que esperan es que “la cultura pampina no muera”.

Precisamente uno de los acuerdos de esta Asamblea, fue definir acciones para difundir la cultura pampina y cautivar a nuevos socios, llegando a las generaciones más jóvenes. Para ello se realizarán actividades orientadas, por ejemplo, a los establecimientos educacionales.

Sobre ese punto, puso énfasis la dirigente pampina, Sara Benavides, quien señaló que la cultura pampina es parte de la identidad del norte, por lo tanto, luchar para que esa memoria no desaparezca, es un gran compromiso.

Insistió también, en el respeto que deben tener todos aquellos que investigan sobre el ciclo del salitre y la cultura pampina, para que respeten la historia y recurran a las fuentes que corresponden. “Seremos muy estricto sobre este tema, porque ya estamos cansados”, concluyó.