Edición Cero

Un análisis sobre el Plan Regulador de Iquique, hizo el concejal Juan Lima Montero, manifestando que se han escuchado voces que están advirtiendo que... Concejal Lima opina que iquiqueños deben ser partícipes de las decisiones del Plan Regulador

Un análisis sobre el Plan Regulador de Iquique, hizo el concejal Juan Lima Montero, manifestando que se han escuchado voces que están advirtiendo que hay intereses que podrían perjudicar a la ciudad y a los iquiqueños. “Sea cierto o no, -dijo- un Plan Regulador siempre genera controversia”.

Considerando que Iquique tiene fijado su futuro en el turismo, por lo que entonces “su progreso urbanístico y arquitectónico debe ser decidido con altura de miras y sin perder de vista el gran objetivo: Iquique es de los iquiqueños”.

Explicó que fundamentalmente, el Plan Regulador  determinará delimitar la altura de los edificios y reducir los atochamientos, o “tacos”, ante el enorme parque automotor y la presencia de numerosos nudos viales y la estrechez de sus calles y pasajes, y  pocas avenidas.

Y  delimitar la altura de los edificios tiene un impacto, por lo que su llamado es que la ciudadanía debe hacer ver a la autoridad, lo que se quiere como ciudad, de modo de trabajar en conjunto. “Es esencial que los ciudadanos se involucren y participen en las decisiones del Plan Regulador”, expresó Lima Montero.

Hace 20 años, el único gran edificio  era el Ticnamar, con 16 pisos. Luego se construyeron 299 en el mismo espacio comunal. Dadas las actuales condiciones de construcción permanente, estima que hay un problema de densidad poblacional

“Por eso el Plan Regulador se debe pensar, determinar y establecer en un consenso general. De lo contrario, se perderá de vista qué es lo que realmente queremos como ciudad con proyección”, señaló, indicando, además, que el  sector de la Construcción “debe participar estrechamente… porque siempre ha sido un motor en la economía regional, especialmente en la generación de empleo”.

También apuntó a que se requiere mayor difusión en torno a las decisiones, especialmente si se considera que en general, la ciudadanía es poco lectora y más bien consume internet a través de sus diferentes plataformas. “No creo que la ciudadanía esté plenamente informada. Por lo tanto, es un serio peligro para la proyección del Plan Regulador, por cuanto es fundamental que la población iquiqueña esté informada y de acuerdo en las decisiones. Después, siempre será tarde para corregir.

Identificó como un  ‘zapato chino’ el tema de la altura de los edificios, “porque los espacios se terminaron y si se autoriza algunos en el lado oriente de la comuna se desatará la alta densidad poblacional que ya conocemos como un problema severo. Es por eso, que propongo estudios acabados y decisiones consensuadas con los organismos competentes, incluida la empresa privada que es la que hace la inversión más importante y aporta al empleo, en el caso de la construcción”.