Edición Cero

“Eleazar Salinas Granados” se denomina a contar de esta fiesta de La Tirana 2018, la Sala de Prensa que funciona cada año, en dependencias... Sala de Prensa en La Tirana, lleva desde ahora el nombre del destacado y joven periodista (QEPD) “Eleazar Salinas Granados”

“Eleazar Salinas Granados” se denomina a contar de esta fiesta de La Tirana 2018, la Sala de Prensa que funciona cada año, en dependencias de las oficinas del Obispado, en la cual trabajo e hizo importantes mejoras, el destacado periodista, fallecido recientemente, a los 33 años, producto de una inesperada y agresiva enfermedad.

El destacado profesional, hizo una promisoria  trayectoria en su corta vida, lo que le valió el reconocimiento de sus colegas y las instituciones a las que se vinculó. Una de éstas, la Iglesia Católica, donde se desempeñó como asesor comunicacional.

Principalmente su vocación estaba orientada a los temas rurales, patrimoniales y de religiosidad popular. Por eso, cada año, cuando se acercaba la festividad en honor a la Virgen de Carmen de La Tirana, empezaba a coordinar con los medios la acreditación de los periodistas. Y todo aquello que significara facilitar el trabajo comunicacional.

Sus comunicados de prensa siempre llegaban a tiempo y redactados de manera atractiva, porque gozaba de una pluma privilegiada.

Este año los periodistas y medios no contaremos con su presencia física. Sin embargo, nos ha dejado un gran legado. Tanto así que la misma iglesia lo reconoce por su gran aporte, que decidió llamar a la Sala de Prensa con su nombre, “Eleazar Salinas Granados”.

Vale recordar que Eleazar falleció el pasado 22 de mayo, a  eso de las 05.00 de la madrugada, causando un gran dolor a su familia, colegas y amistades.

VOLUNTARIADO

Sus colegas destacan que Eleazar realizaba un verdadero voluntariado para la Fiesta de La Tirana. Personalmente se encargaba de equipar de la mejor forma la Sala de Prensa y gestionaba para proveer de servicios de internet gestionándolos con la municipalidad de Pozo Alomonte, de modo que la prensa pudiera hacer rápido todos sus despachos. Y más aún, se preocupaba de recibir a los colegas con agua, café, té y galletas.

Las notas de la solemne eucaristía de vísperas y misa del día de fiesta, el 16 de julio, eran redactadas por él.  Sin duda que, como dice el refrán popular, dejó alta la vara.

Su colega, el periodista Rodrigo Tapia Duarte, relata que todo ello lo hacía en su calidad de periodista de Comunicaciones de la Municipalidad de Pozo Almonte, por muchos años, en forma voluntaria. Cuando Tapia era el periodista del Obispado coordinaron la labor de prensa, hasta que se fusionaron en  una sola oficina de prensa..

Cuando Eleazar dejó la municipalidad, continuó colaborando en forma voluntaria con las comunicaciones. Coordinando, atendiendo a los periodistas y medios y escribiendo algunos comunicados.

NOTA RELACIONADA

Repentina y rápida enfermedad se llevó la vida de destacado y joven periodista Eleazar Salinas