Edición Cero

Una carta abierta a los senadores Jorge Soria Quiroga y Luz Ebensperger, suscribieron las juventudes políticas y de organizaciones juveniles, donde manifiestan su rechazo... Juventudes políticas y sociales llaman a Senadores de Tarapacá, a no aprobar el estatuto Laboral para jóvenes, que ya apoyaron los diputados

Una carta abierta a los senadores Jorge Soria Quiroga y Luz Ebensperger, suscribieron las juventudes políticas y de organizaciones juveniles, donde manifiestan su rechazo al proyecto del Estatuto Laboral aprobado por la Cámara de Diputados, por lo que esperan que los senadores de la región, se pronuncien sobre el tema y rechacen la iniciativa legislativa.

Señalan los firmantes que  “adherimos a este documento de rechazo a un proyecto de ley que  precariza las condiciones laborales de las y los estudiantes trabajadores”, el cual fue aprobado por los diputados de la zona, Renzo Trisotti y Ramón Galleguillos.

Explican  que dicha normativa va “en desmedro de los jóvenes más vulnerables de nuestra región, quitando derechos adquiridos y profundizando aún más la desigualdad situación laboral de las y los jóvenes”.

Insisten en llamar a los senadores de la Región “a rechazar el proyecto de ley que perjudica a la juventud, el cual debiese realizarse en el marco de os derechos garantizados en el Código del Trabajo, ya que son el resultado de las justas luchas del movimiento sindical, los cuales no estamos dispuestos ni dispuetas a perder a través de este nuevo estatuto Laboral para jóvenes.”.

Firman la Carta Abierta enviada a los Senadores, representantes juveniles del Frente Amplio, Feunap, Federación de Estudiantes de la UNAP, Centro de Estudiantes de Psicología de la UNAP,  Federación de estudiantes de la UTA, Juventudes Comunistas (JJCC), Frente de Estudiantes Libertarios (FEL), Colegio de Profesores y la Cut.

EFECTOS DEL PROYECTO

Alertan los dirigentes, que de prosperar la iniciativa legislativa y es aprobada por el Senado, producirá los siguientes efectos:

  1. Fin al reconocimiento de vínculo laboral definitivo, posterior a dos años de servicio.
  2. Se crearía una jornada discontinua de trabajo, según la cual, las y los trabajadores, pueden prestar servicios a la empresa, incluso tres veces en el mismo día, mientras el horario laboral no exceda las 12 horas diarias. Aspecto que no considera las necesidades académicas, sino la voluntad de las y los empleadores.
  3. Se establecería como optativa la cotización de salud, pudiendo las y los jóvenes mantenerse como carga del plan de salud familiar. Así, al no estar afiliados, el empleador no debe pagar cotizaciones, no así las cotizaciones en el sistema AFP, las cuales serán obligatorias y seguirán enriqueciendo a quienes durante décadas, lo han hecho a través de un sistema de ahorro forzoso.
  4. El o la trabajadora estudiante, quedaría excluidos del descanso dominical general, que se encuentra regulado en el Art. 38 del Código del Trabajo, el cual protege el ocio y la vida familiar de las y los trabajadores, tratándose de una norma y un derecho vulnerado.
  5. Las jornadas de trabajo se acordarían entre el o la trabajadora y la empresa, lo que en la práctica es letra muerta, toda vez que no es factible o siquiera existente el poder de negociación individual frente al empleador.
  6. Se negaría la posibilidad de acceder a beneficios sociales como el subsidio al empleo, subsidio previsional a trabajadores jóvenes, subsidio al empleo de la mujer, o cualquier otra bonificación a la contratación de mano de obra de naturaleza homologable.
  7. No sería necesario respetar fueros de tipo sindical ni maternal.