Edición Cero

Un triste dolor embarga a su familia y a las organizaciones de DDHH, ante la partida de la sra. Ana Luisa Sáez Vásquez, quien... Hoy murió Ana Sáez, sin haber encontrado jamás a su hijo Michael Nash, ejecutado en Pisagua

Un triste dolor embarga a su familia y a las organizaciones de DDHH, ante la partida de la sra. Ana Luisa Sáez Vásquez, quien dedicó los últimos 44 años de su vida, a buscar incesantemente a su hijo Michael Salim Nash Sáez, ejecutado en Pisagua, con sólo 19 años, por negarse a fusilar a prisioneros políticos.

A la familia, que no renuncia a la búsqueda y a la justicia, tiene la esperanza que en la inmensidad, Ana, su hijo Michael  y el padre del joven, su esposo también fallecido, se reencuentren en la eternidad.

Ana Sáez, estuvo varias veces en Iquique, para participar en diferentes actos de DDHH y visitando la fosa clandestina de Pisagua, como un gesto de solidaridad y compromiso, aunque su hijo nunca emergió de la salitrosa tierra nortina.

En su deseperación de madre y acunan do siempre la esperanza de dar sepultura a su hijo, Ana le escribió una carta a la Presidenta Bachelet durante su primer periodo.

Otra incansable luchadora, su hija Leila Nash Sáez, informó esta mañana de sábado de la muerte de su madre, señalando que dará a conocer por redes sociales el lugar de su velatorio y funeral.

En la imagen, Ana Sáez junto al alcalde de Recoleta, cuando bautizan una calle con el nombre de Michael Nash.

CONDOLENCIAS

Edición Cero hace llegar sus más sentidas condolencias a la familia de la Sra. Ana Sáez, a quien entrevistamos en varias ocasiones, conociendo el dolor doliente de una madre, que por 45 años buscó y buscó a su hijo, sin saber jamás de su paradero.  Y que le de paz y resignación ante tan lamentable hecho. Todo nuestro apoyo, respaldo y lucha compartida.

NOTAS RELACIONADAS

Un héroe anónimo llamado Michel Nash: pagó con su vida al negarse a empuñar las armas contra sus compatriotas

 

La carta pública que la madre de Michel Nash, el conscripto ejecutado en Pisagua, envió a Bachelet el año 2008

 

Leila Nash: El orgullo de una hermana y el dolor por fusilamiento del joven Soldado