Edición Cero

Hasta el Centro Cultural de Alto Hospicio llegaron  artesanas aymara para participar en el Taller de Formación Exportadora “Empoderamiento e inserción de la mujer... Apoyan a artesanas de Alto Hospicio y Pozo Almonte para que comercialicen sus productos en el mercado internacional

Hasta el Centro Cultural de Alto Hospicio llegaron  artesanas aymara para participar en el Taller de Formación Exportadora “Empoderamiento e inserción de la mujer empresaria en el proceso exportador”, dictado recientemente por MUJER Exporta, el programa de ProChile que busca contribuir a que las empresas de mujeres se incorporen a la actividad exportadora.

Al taller, dictado por la Directora Regional de ProChile Doris Olivares y Claudia Chaparro, asesora de la Subdirección Nacional de ProChile, asistieron parte de las 45 artesanas que actualmente participan en el programa de capacitación “Mejora a la empleabilidad para artesanas y artesanos de zonas rurales” que lleva adelante la Fundación Artesanías de Chile en conjunto con la Subsecretaría del Trabajo en Pozo Almonte y Alto Hospicio.

La capacitación contó con financiamiento del gobierno de Canadá a través del programa “Empower Women Chile” de Trade Facilitation Office Canada (TFO Canada), entidad que busca mejorar las condiciones de vida de las personas a través de creación de relaciones comerciales sostenibles entre exportadores de países en desarrollo y compradores canadienses y extranjeros.

En el caso puntual de las artesanas de Pozo Almonte y Alto Hospicio, esta alianza con TFO Canada buscaba empoderar a que 45 tejedoras aymaras crearan una colección que les permitiera explorar por primera vez el mercado canadiense. Para ello, en una primera etapa, la diseñadora canadiense Munira Amin viajó a Chile con el fin de guiarlas acerca de las tendencias que pide el mercado canadiense textil, ávido de piezas que expresen las raíces culturales locales los artesanos de distintos rincones del mundo. El resultado fue una colección de 30 piezas textiles. En mayo, 4 de las 45 artesanas participantes del proyecto viajaron a Canadá para ofrecer la colección en la feria “Buy good. Feel good”. Actualmente el proyecto se encuentrna en su última etapa, que contempla el traspaso de conocimiento por parte de las artesanas que participaron en el taller a sus pares.

“La idea es trabajar fuerte en la consolidación de las herramientas de diseño exploradas por las artesanas en la primera fase de este proyecto. Por eso, nos parece fundamental lograr un traspaso efectivo de esas nuevas herramientas que adquirieron las artesanas a sus pares tejedoras. Si eso ocurre, podrán diversificar su oferta de productos y sabrán crear piezas que apunten a nichos específicos, lo que aumentará sus posibilidades de comercialización”, dijo Paula Abarca, Directora de Proyectos Fundación Artesanías de Chile

Añadió que por eso “vinculamos este proyecto al programa de capacitación de la Fundación Artesanías de Chile: queremos que las artesanas puedan profundizar en las herramientas técnicas para la creación de nuevas piezas, pero también en el manejo de herramientas comerciales que les aseguren su venta”

Fundación Artesanías de Chile es una entidad privada sin fines de lucro que desde hace 16 años se dedica a preservar, valorar, fomentar y difundir la artesanía tradicional chilena, promoviendo el desarrollo de los artesanos tradicionales e impulsando estrategias de fomento productivo y comercial que contribuyan a posicionar el oficio artesanal como una opción laboral concreta y sostenible. Su red la integran más de 2100 artesanos a lo largo de todo el país.

Una de sus integrantes es la artesana Yenny García, quien participó en la capacitación realizada por la fundación en alianza con Trade Facilitation Office Canada (TFO Canada). “Para mí el proyecto para el mercado canadiense fue muy importante. Tuve la posibilidad de viajar y ver el mercado in situ. Todo lo que uno quiere vender en ese país. Ver las tendencias del público y qué requisitos y calidad de productos tenemos que lograr para vender en Canadá”.

García también asistió al taller de MUJER Exporta, iniciativa que agradeció. “Lo que me gustó de esta charla es que demuestra que las instituciones están para darnos las herramientas. No es tan difícil. Es cosas de que nosotros nos acerquemos a ellos. Nosotras estamos trabajando de la mano con ProChile. Estamos viendo resultado de estas capacitaciones, de estos trabajos. De hecho, este año tenemos misiones comarciales a Estados Unidos y Alemania”.

“El proyecto que estamos haciendo es muy bueno. Ahora vamos a mandar las prendas que estamos haciendo a Canadá y en eso nos está ayudando Artesanías de Chile y ProChile. Estas capacitaciones nos han ayudado a vender nuestros productos. Eso nos tiene muy felices”, dijo la artesana Rogelia Castro, quien también participó en el encuentro. “La capacitación técnica nos ha enseñado a planificar las medidas, a programar cuánto material vamos a necesitar y a gastar. Antes yo lo hacía todo al lote. Hacía solo pensando en vender en la feria artesanal. Para mí ha sido importante programar gastos y tener un control de calidad, porque eso nos ha permitido empezar a exportar nuestros tejidos”, concluyó la artesana.

 

No hay comentarios.

Sea la primera persona en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *