Edición Cero

Con el fin de establecer una acción concreta para el segundo Acuerdo de Producción Limpia del sector neumáticos, la División Técnica del Ministerio de... Neumáticos usados podrían servir para elaborar tejas, aislantes y otros productos en la construcción de vivienda social

Con el fin de establecer una acción concreta para el segundo Acuerdo de Producción Limpia del sector neumáticos, la División Técnica del Ministerio de Vivienda y Urbanismo está estudiando la aplicación de distintos productos de ese material en la construcción. Es así como un grupo de profesionales de esa cartera visitó recientemente la primera planta de trituración y granulación de caucho que se inauguró en el país – Polambiente- para interiorizarse sobre el proceso de producción de gránulos, polvo y chips de caucho reciclado.  La idea es abrir un potencial mercado del caucho reciclado en viviendas sociales.

Si bien las aplicaciones de caucho reciclado son diversas, el uso que se les ha dado a los NFU en Chile es la producción de granulado de caucho que sirve como materia prima para la fabricación de palmetas de seguridad para parques infantiles superficies deportivas, pasto sintético, topes de estacionamiento y lomos de toro, además de la valorización energética.

Sin embargo, existe un gran potencial para muchas aplicaciones innovadoras que aún no se han desarrollado en el país. Es por ello que las principales empresas del sector darán inicio al segundo Acuerdo de Producción Limpia (APL) impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático y Chile Neumáticos.

El objetivo es no solo sentar las bases para la creación de sistemas integrados de gestión -recolección, transporte, almacenamiento y tratamiento- que garanticen tasas de recuperación, valorización y trazabilidad, sino también nuevos usos del caucho reciclado.

Dentro de las líneas de acción del  APL de neumáticos destacan el uso de  nuevas aplicaciones en edificación, como aislante o tejas, y en mezclas asfálticas para obras viales. En esa dirección, se buscará la incorporación de una variable adicional en los procesos de adjudicación de licitaciones públicas que promueva el uso del caucho reciclado en canchas y equipamiento deportivo, espacios públicos y comunales.

“La realidad es que es mayor la cantidad de neumáticos desechados que la demanda de productos secundarios en lo que éstos se puedan reconvertir, por lo que en el marco del APL se buscará abrir  mercados  a  nuevos productos y nuevas cadenas de valor para que el negocio del reciclaje resulte también rentable”, señala Juan Ladrón de Guevara, director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático.

En esta tarea hay mucho trecho por recorrer. De acuerdo a un diagnóstico sectorial de 2017 realizado por Chile Neumáticos, casi un 85% de las 79 mil toneladas de neumáticos fuera de uso (NFU) que actualmente se generan en el país tienen un destino no conocido y, por otro lado, la capacidad instalada para tratamiento y reciclaje no supera las 15 mil toneladas anuales de NFU de vehículos livianos, buses y camiones.

Cuando estén listos los reglamentos y decretos que darán inicio a la implementación de la Ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor (Ley REP), el mercado de los neumáticos se enfrentará al desafío de inaugurar la industria formal del reciclaje en el país, marcando así el camino de la economía circular.

El APL busca contribuir a dar un gran paso en ese sentido, dando continuidad a la sinergia iniciada en el primer APL suscrito en 2009 por el exConsejo Nacional de Producción Limpia y la Cámara de la Industria del Neumático de Chile, que generó un aumento de un 5% a un 21% en la tasa de recolección y aprovechamiento de los neumáticos en desuso y la eliminación de 40 vertederos clandestinos.