Edición Cero

El primer paso de un proceso que puede extenderse durante los próximo tres años, iniciaron los habitantes de la localidad de Huaviña, quienes quieren... Agricultores quieren convertir el pueblo de Huaviña en una localidad agroecológica, con el apoyo de INDAP

El primer paso de un proceso que puede extenderse durante los próximo tres años, iniciaron los habitantes de la localidad de Huaviña, quienes quieren potenciar su pueblo y convertirlo en una localidad agroecológica, de la mano del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) de Tarapacá.

Ubicado a 153 kilómetros de Iquique, en la comuna de Huara, Huaviña es hoy un pueblo que al igual que muchos en el interior de la región, cuenta con un número reducido de residentes permanentes y varios que regresan temporalmente para las fechas especiales, como fiestas patronales o Fiestas Patrias.

Cerca de una veintena de productores reciben apoyo de INDAP para el desarrollo de sus actividades, como la crianza de conejos y cerdos, la cosecha de membrillos, peras, ajo y choclo, además del turismo rural o de intereses especiales. A través del programa desarrollo de inversiones dirigidos a agroecología, la entidad asesora a un grupo de usuarios en la futura construcción de una sala para procesar frutas, para que así sus productos puedan darle valor agregado y optar a un mercado estable.

La articulación interinstitucional tiene gran importancia para ir concretando la iniciativa. Es así que cuentan con el apoyo del municipio de Huara, cuya arquitecta Roció Ojeda Miranda, diseñó los planos para la construcción de la sala de procesos.

INDAP Tarapacá lidera el proyecto. Desde la institución que apoya a la Agricultura Familiar Campesina informaron que, en su primera etapa, el proyecto está orientado a hacer un mapeo territorial de la localidad, identificar el patrimonio local, su biodiversidad que es uno de los primeros pasos que requiere el inicio hacia la transición agroecología.

Agroecología

A grandes rasgos, la agroecología apunta a mantener el bienestar social dentro de la comunidad, producir bajo agroecosistemas equilibrados, resilientes, viables económicamente y culturalmente. Dejando de lado el uso de productos químicos para la producción. Para Angélica Álvarez Trujillo, habitante de Huaviña, esta es una gran oportunidad que espera apoyen todos los residentes de la localidad, pues está segura que es una forma de salir al mercado con una identidad particular y productos que pueden insertarse sin problemas en el mercado actual, que busca entre otras cosas, el valor agregado de los productos tradicionales.