Edición Cero

A pocos días de haberse inaugurado el Centro de Interpretación del Salitre, en la Pulpería de la Salitrera Humberstone, el lugar se ha transformado... Pulpería de Humberstone y su espectacular museografía: Una conexión mágica que transporta al visitante al pasado

A pocos días de haberse inaugurado el Centro de Interpretación del Salitre, en la Pulpería de la Salitrera Humberstone, el lugar se ha transformado en un polo de atractivo para los visitantes, tanto pampinos, público general y turistas nacionales y extranjeros. El circuito por el viejo y refaccionado edificio, desde la entrada, invita a un viaje por el pasado salitrero, con piezas museográficas realistas, que desatan las emociones y el interés por adentrase en sus salas y pasillos, transportándose hacia atrás, en el tiempo.

En efecto, después de realizar el circuito, el visitante podrá entender de manera clara, lo que fue el ciclo salitrero y la vida en la pampa. Y desata las emociones de quienes sí saben de aquello, que son los pampinos que vivieron en las distintas oficinas salitreras diseminadas en el Norte Grande, especialmente en lo que hoy es la provincia del Tamarugal.

Es el caso de Amalia López Alvarado, del Campamento Alianza que pertenecía a la Oficina Victoria. “Estoy emocionada… esto me hace recordar mi niñez. Allá era más chiquitito, pero estoy impresionada porque se recrea tal como eran las pulperías. Nunca imaginé que esto iba a quedar tan natural… es tan realista y le digo que nunca imaginé que iba a quedar así.

De muy lejos de Chile viene Benecio Pérez, de El Salvador, en Centro América, quien se mostró impresionado. “Con el recorrido por Humberstone uno se da cuenta que esto era una verdadera ciudad, pequeña, pero es como una ciudad. Y al visitar la Pulpería, se logra entender cómo vivían las personas. Me voy impresionado porque todo está muy bien recreado”, señaló el visitante, profesor de inglés en su país.

MUSEOGRAFIA

La Pulpería, en la primera parte, se mantiene tal como era en el pasado. Se aprecia  el almacén, el puesto de verduras, la carnicería y panadería. Todo recreado con esculturas humanas a gran escala, de creación del artista peruano, Fredy Luque. Las escenas en cada espacio, son recreadas con otros elementos museográficos, que dan el sello de realismo y que parezca que la Pulpería, está funcionando como en antaño.

Pasando esta primera parte, ya aparece lo que es en sí el Centro de Interpretación, a través de distintas salas, que dan cuenta de lo que fue el proceso de producción del salitre y la vida en la pampa. Las escenas tienen también como protagonistas a las mágicas escultura del artista peruano. A ello se suma el diorama de una calichera, técnica que mezcla el arte de la maqueta, la pintura y el tallado, para graficar esa actividad. Rodolfo Gutiérrez, el artista, es conocido como Zerreitug.

Otro espectacular elemento, es la réplica a escala de 1 a 100 del velero Preussen de 5 palos, único en el mundo, realizado expresamente para el transporte de salitre en Iquique y Hamburgo, en Alemania. Su realizador es el modelista Samuel Villalón.

Diferentes Salas, como la de Fichas, de la Mujer, del Obrero del Salitre, van dando cuenta de un pasado que significó auge económico, pero también conflictos sociales e inadecuadas condiciones de trabajo, incluso deplorables, de lo que da cuenta la Sala de la Masacre de la Escuela Santa maría, un justo homenaje, para justas demandas sociales.

Así lo sintieron los  jóvenes esposos Yesenia Valdivia y Renzo Escobar, cuya vida transita entre Pozo Almonte y Santiago. Señalaron que se sintieron impactados al recorrer el edificio Biblioteca, donde se instaló una exposición permanente para rendir un homenaje a los caídos en la Escuela Santa María de Iquique. “Desde niña -dijo la esposa- visité este lugar y supe de esta masacre, pero hoy como adulta, uno viene con otra mirada. Me impresiona esta triste historia y valoramos que se rescate parte de la historia. Hay algo inexplicable que se siente en estas tierras”.

Otra pareja, Francisca Muñoz y Felipe Oses, que vienen de Santiago, se quedaron detenidos por largo rato en el Edificio Biblioteca. “Hemos leído y nos encontramos con la información de lo que fue la masacre de la Santa María. Estamos como en un momento de introspección, porque estamos frente a algo conmovedor”, señalaron.