Edición Cero

El Tribunal Oral en lo Penal de Iquique desestimó la existencia del delito de homicidio frustrado en contra de un policía, en el caso... Establecen que niño de 14 años acusado de homicidio contra policía, actuó en defensa de su padre que era maltratado

El Tribunal Oral en lo Penal de Iquique desestimó la existencia del delito de homicidio frustrado en contra de un policía, en el caso ocurrido en la localidad de Pozo Almonte,  en diciembre del año 2016, oportunidad en que el incidente se difundió acusando a un escolar de intentar matar con un hacha al uniformado.  Los jueces recalificaron el delito como lesiones graves a un carabinero en servicio, declarando responsable de eso al menor, I.Ch.M., en ese entonces de 14 años, a la vez que lo absolvieron de las dos acusaciones de maltrato hacia otros dos funcionarios.

Así lo precisó la defensora penal pública juvenil, Natalia Andrade, quien actuó en representación del joven. “Siempre sostuvimos que no hubo una acción que persiguiera la muerte de nadie, sino que la reacción de un adolescente en defensa de su padre al que ve golpeado en su propio hogar por cinco carabineros”, puntualizó la abogada.

En tanto, el co-imputado y padre del niño, identificado como David Ch. Ch., fue absuelto de amenazas y maltrato de obras a carabineros, así como de arrojar escombros a la vía pública, siendo declarado responsable sólo de falta de respeto a la autoridad policial.

“El veredicto acoge lo que mi representado declaró desde un comienzo, que sólo fue desconsiderado cuando se sintió tratado injustamente”, explicó Carolina Lagos, la defensora penal pública que representó al adulto.

El veredicto de este caso que acaparó la atención pública regional en la Navidad del año 2016, fue dado a conocer en la tarde de este jueves 15 de febrero, luego que culminara el juicio oral iniciado tres días antes. Leyó el pronunciamiento el magistrado Andrés Provoste, que presidió el tribunal en el que participaron también los jueces Rodrigo Vega y Juan Pozo.

Los hechos que motivaron este juicio ocurrieron al atardecer del 20 de diciembre del año 2016 en el pasaje Santa Laura de la localidad de Pozo Almonte, cuando un carabinero increpó al poblador David Ch.Ch. por tener hojas de una palmera en el frontis de su domicilio, las que entorpecerían el tránsito. El interpelado respondió que estaba podando la planta y que ya había  llamado a un camión para retirar los desechos, pero ese diálogo derivó en un incidente que significó la llegada inicial de otros cuatro carabineros, los que lo detuvieron junto a su hijo.

Como producto de la refriega, uno de los carabineros resultó con una lesión grave en su cabeza, causada por un golpe dado por el adolescente con la herramienta de podar palmeras, asimilada a un hacha. También registraron lesiones otros dos carabineros, el poblador y su hijo, quien indicó que sólo había tratado de salvar a su padre de la golpiza que le propinaban los policías en el interior del domicilio.