Edición Cero

EdicionCero/ Pese a que la adversidad ha tocado lo más preciado de la familia Bascopé-Brito, porque su hijita menor, Renata de 10 años, padece... Dulce niña Iquiqueña, Renata, de 9 años, es prioridad nacional para ser sometida a trasplante renal

EdicionCero/ Pese a que la adversidad ha tocado lo más preciado de la familia Bascopé-Brito, porque su hijita menor, Renata de 10 años, padece de una grave enfermedad renal  que la mantiene  a la espera de un trasplante, sus padres y hermanos suman fuerzas y optimismo para dar la lucha que iniciaron en julio del año pasado. En efecto, para salvar su vida, la niña requiere en forma urgente, de un trasplante renal. En la actualidad, su hermosa  habitación,  se transformó en una sala de hospital y se somete diariamente a largas horas de diálisis para purificar su sangre y suplir la activad de los riñones.

Renata, que tiene apariencia de una niña sana, lucha con fuerzas y no abandona la alegría de la niñez, para enfrentar cada día como prioridad número 1 en el país, para ser sometida a trasplante renal. La fuerza de su familia y la solidaridad que ha despertado su caso, permite palear en parte, el alto costo de mantenimiento, que le permite seguir con vida. Pero no por mucho tiempo, porque la solución definitiva sólo es el trasplante.

“NOS CAMBIO LA VIDA”

La madre de Renata, Marcela Brito, relató que de un día para otro les cambio la vida. Su hijita era más pequeña que sus compañeros, entonces, para evitar burlas o sobrenombres, decidió hacerle un chequeo de rutina, en julio del año pasado. Hecho providencial y que a la postre permitió salvar la vida de la niña.

Los exámenes salieron alterados y los médicos le informaron que estaba grave, pero como veía a su hija aparentemente sana, rechazó el diagnóstico, incrédula. Se repitieron las pruebas y el resultado fue el mismo. Como la situación de Renata era de vida o muerte, relata Marcela, fue trasladada a Santiago, al Hospital Calvo Mackenna, donde se les informó que no tenía sus riñones. Así empezó el calvario para la familia.

Renta estuvo hospitalizada y le hicieron una serie de exámenes. A los tres meses retornan a Iquique pero la vida de la familia ya era otra. El padre, Claudio Bascopé, perdió el trabajo; los gastos aumentaron considerablemente y el pasar cotidiano, dejó de ser normal.

De hecho, el hospital de Santiago les proveyó de una máquina especial para que la niña sea dializada en su propio hogar, pero deben cubrir los costos de insumos, jeringas, gasas, sueros, agujas, etc.  El padre sin trabajo, y dedicado también a los cuidados de su pequeña, reforzó las tareas de Marcela, su esposa, que mantiene en casa en Cerro Dragón, la salchipapa “El bajón de la Marce”, que funciona de lunes a domingo.

Paralelamente, todas las semanas organiza eventos como lotas, platos únicos y otros, que le permita a la familia reunir fondos para enfrentar el alto costo que implica la atención de la pequeña Renata.

“Hemos tenido mucha solidaridad y apoyo, pero es tan caro todo, que siempre es insuficiente”, señala la afligida madre, que todos los meses debe viajar a Santiago, para que Renata sea chequeada por un sinnúmero de especialistas.  Lo bueno es que ya cuenta con todos los pases médicos que la autorizan para la realización del trasplante; eso sí, cuando aparezca el donante que califique médicamente.

Este llamado puede ocurrir de un momento a otro, por lo que la familia deberá comprar el pasaje en el momento porque podría ser en la noche o día feriado y no alcanzaría a tramitarlos en el hospital. “Consulté en las agencias de vuelo para comprar pasajes económicos abiertos, de modo de viajar cuando sea necesario, pero no es posible”, dice Marcela. No pierde la esperanza que las líneas aéreas hagan una excepción, porque es un caso justificado, que implica salvar la vida de una niña, su hija.

CAFÉ CONCERT

Gracias al apoyo de muchos actores, este jueves 15 la familia hará un Café Concert, destinado a público adulto, donde se presentarán, cantantes, imitadores de artistas famosos, transformistas, la banda los Mallkus, etc.

La jornada artística se desarrollará en la sede vecinal de la población Nueva Victoria, ubicada en Las Acacias con Los Maitenes. La municipalidad apoyará el desarrollo de la actividad.

“Por eso estoy agradecida. También del Consejo Municpal que aporbó una subvención que recibimos una vez, cuando recién supimos del problema de Renata”, señaló. Además, destacó el apoyo del establecimiento donde estudia la niña , Francisco Forgione “Padre Pío”.

“Renata sólo cursó el primer semestre, pero dio exámenes libres y logró pasar a quinto básico. Confiamos que podrá retomar pronto sus estudios”, concluyó Marcela, la madre.

No hay comentarios.

Sea la primera persona en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *