Edición Cero

Una emotiva jornada se vivió durante el armado del Árbol de la Vida y la Justicia, que realiza la Agrupación de Familiares de Ejecutados... El Árbol de la vida y estreno de documental de ex Presas Políticas de  Pisagua, en  conmemoración de Día Internacional de  los DDHH

Una emotiva jornada se vivió durante el armado del Árbol de la Vida y la Justicia, que realiza la Agrupación de Familiares de Ejecutados y Desaparecidos Políticos, AFEPI, como una forma de adherir al Día Internacional de los Derechos Humanos y preparar la navidad, con un espíritu positivo, pese al dolor. En la misma ocasión, se estrenó un documental basado en el testimonio de las mujeres que conforman el Coro de ex Presas Políticas de Pisagua.

Ambas ceremonias se realizaron en forma conjunta por la AFEPI, con el apoyo de la Corporación Pisagua, reuniendo a ex presos políticos, detenidos desaparecidos y a sus familiares, como un acto de memoria.

El presidente de AFEPI, Héctor Marín señaló que cada año arman el Árbol de la Vida, con el rostro de cada uno de sus familiares, como una forma de mantener viva su memoria y pedir justicia.

RECONOCIMIENTO

Junto al armado del árbol, Marín, acompañado de Engracia Palominos y Lisabeth Millar, hicieron un público reconocimiento al abogado German Valenzuela Olivares, quien ha sido un incansable luchador de los DDHH. Durante los años 80, fue el fundador de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, Capítulo Iquique, llevando varias causas.

En la actualidad, es integrante de la Corporación de Sitios de Memoria y Derechos Humanos de Iquique. “Es un gran profesional, de bajo perfil, pero de un gran compromiso y un constante luchador”, destacó Héctor Marín.

El Consejo de la Cultura, representado por su Directora, Militza Ostojic, reconocieron a las organizaciones de DDHH, AFEPI, representada por Hécto Marín; Corporación de Sitios de memoria y DDHH, representada por Mauro Zarricueta y PRAIS, en la persona de Abdulia Bascuñán.

CORO DE MUJERES

Sin duda que el momento de mayor emotividad, lo constituyó el documental producido por la AFEPI, con financiamiento del Consejo de la Cultura y las Artes, exhibido ante el numeroso público.

En un lenguaje coloquial, pero de gran profundidad emotiva, la directora del Coro de Mujeres, profesora de Música e hija de Ana Marambio, ex presa política, va relatando en el documental cómo fue el proceso de reunir a las mujeres convocándolas a una actividad de expresión artística.

De hecho, crear un coro fue parte de su formación pedagógica, sin dimensionar que en realidad, se transformaría en un coro permanente, que además ha servido como terapia para esas mujeres que estuvieron detenidas en Pisagua siendo muy jóvenes, se reencuentran en la adultez mayor.

En el documental junto con dar cuenta del proceso coral, las mujeres van relantando cómo vivieron la prisión política, desde el momento que se produjeron las detenciones. Testimonian lo difícil que les ha sido, después de ese episodio, retomar sus vidas. Sin embargo, son todas mujeres que conformaron familias, que tuvieron hijos y que en sus corazones jamás tuvieron espacio para el odio ni la venganza.

Lo que quieren, es dejar su testimonio a las nuevas generaciones, para que nunca más el país viva hechos tan brutales como los que ocurrieron en la dictadura.