Edición Cero

Destacando la figura de la histórica activista de los Derechos Humanos, Baldramina Flores, una de las pioneras en iniciar la búsqueda del cuerpo de... En emotiva ceremonia, familiares, compañeros y amigos  rindieron homenaje a los detenidos desaparecidos

Destacando la figura de la histórica activista de los Derechos Humanos, Baldramina Flores, una de las pioneras en iniciar la búsqueda del cuerpo de sus familiares, ejecutados tras la dictadura militar, se marcó el acto de conmemoración del Día Internacional de los Detenidos Desaparecidos, realizado en la Plaza Condell.

La actividad fue organizada por la Agrupación de Familiares de Ejecutados Político y  Detenidos Desaparecidos de Iquique-Pisagua que preside Héctor Marín Rossel, quien una vez más, acusó que algo de justicia ha llegado “pero en forma tardía, después de 44 años, mientras los criminales o murieron en la impunidad o se pasean por las calles”.

Asistieron a la actividad, el diputado Hugo Gutiérrez;  el Intendente (s) Patricio Villablanca; el alcalde de Iquique, Mauricio Soria; la Directora del Consejo de la Cultura, Milisa Ostojic, entre otras autoridades.

También destacó la asistencia de Jorge Soria Quiroga, quien estuvo preso en Pisagua y conoció a sus compañeros hasta hoy desaparecidos. Y pese a que hoy no es autoridad, se sumó como en años anteriores, a un acto que recuerda los tristes sucesos ocurridos tras el golpe militar.

También destacó la presencia de representantes del Museo de la Memoria, de Santiago, que se encuentra realizando un trabajo de levantamiento de información en Tarapacá, sobre los hechos de resistencia a la dictadura.

EMOTIVO DISCURSO

Héctor Marín, en un ambiente de solemnidad y reflexión, entregó un mensaje sentido, representando el dolor que las familias padecen  hace 44 años.

Dijo que la desaparición de personas “es una de las formas más crueles y violentas utilizadas por la dictadura, cívico militar. Negar su detención, mentir hasta en Naciones Unidas  indicando que nuestros familiares no existían y que todo era parte de la campaña del comunismo internacional, es inaceptable”, precisó.

Sin embargo, dijo que los familiares nunca creyeron “estas absurdas versiones”, que señalaron que se trataba de fugas porque eran jóvenes y se fueron con otras mujeres “y que no era su responsabilidad si se fueron de su casa y abandonaron a su familia”. Todo ello lo calificó como una “seguidilla de mentiras, persecución y burlas, a la que  hemos estado expuestos por muchos años”.

Y aún más, acuso que aún en democracia, los poderes del Estado “no han estado a la altura ni han tenido la voluntad política de darnos una respuesta, de saber la verdad y el destino de nuestros familiares. Tenemos el derecho de velarlos, de reencontrarnos y darles cristiana sepultura y este derecho ha sido negado por las Fuerzas Armadas y el Estado. Primero con sus funcionarios de los servicios de seguridad de la dictadura, quienes fueron los que secuestraron e hicieron desaparecer a nuestros seres queridos. Un y mil puertas hemos golpeado y sólo hemos conseguido una verdad a medias, una justicia tardía que condena después de 40 años, penas no acordes a los crímenes cometidos o sencillamente, penas remitidas, o sea ningún castigo”, destacó Marín.