Edición Cero

Un total de 45 adultos mayores recibieron sus certificados tras participar de los cursos impartidos por el Centro de Capacitación, Acción y Futuro, gracias... Sence invierte 60 millones en adultos mayores que se certificaron en  Cocina Internacional, pastelería y manipulación de alimentos

Un total de 45 adultos mayores recibieron sus certificados tras participar de los cursos impartidos por el Centro de Capacitación, Acción y Futuro, gracias a la inversión efectuada por Sence como una manera de apoyar a los beneficiarios pertenecientes al Servicio Nacional del Adulto Mayor, Senama, en la región.

Cocina Nacional e Internacional, pastelería y manipulación de alimentos, fueron las categorías cursadas por los alumnos para recibir su certificación en su respectivo oficio, tras más de 200 horas de clases, de lunes a viernes por casi tres meses, con una inversión de 60 millones de pesos.

Según explicó el director regional de Sence, Claudio Espinosa, estos cursos se realizaron gracias al programa Becas Laborales, el cual busca  efectuar capacitación en oficios, desarrollando competencias laborales, para posibilitar el acceso a un trabajo dependiente o independiente de calidad, a personas vulnerables o en situación de riesgo, cesantes, que buscan trabajo por primera vez o con empleos precarios o de baja calificación laboral.

Espinosa  agradeció a los alumnos por el compromiso de asistencia y participación en los cursos, resaltando que son siempre los adultos mayores los más entusiastas y responsables,  tanto en sus tareas como en su aprendizaje.

María Cristina Román, tiene 74 años y llegó a estudiar pastelería por invitación de su amiga de toda la vida, Graciela. “Estoy feliz, este curso no sólo nos da una herramienta y nos enseña, sino que nos saca de la rutina, del diario vivir, de la soledad que a veces enfrentamos los adultos mayores. Uno conoce gente y además se capacita, hace amigos y se generan dos tipos de vínculos: uno del conocimiento y otro de amistad”, agrega.

Entre las  materias impartidas a los alumnos, se destacan normas de higiene y manipulación de alimentos; limpieza y preparación de equipos, utensilios y superficies de trabajo; técnicas básicas de pastelería (batido, mezclado, amasado, emulsionado, tamizado) ; elaboración de productos de pastelería usando materias primas regionales; herramientas para la expresión oral y escrita y técnicas para la resolución de conflictos, entre otros.