Edición Cero

Edición Cero/ Enfático en señalar que con hechos como el atentando al memorial por los detenidos desaparecidos, fue un claro intento de borrar la... Luis Caroca, presidente de Corporación de DDHH: “Acá de lo que se trata es de borrar la memoria”

Edición Cero/ Enfático en señalar que con hechos como el atentando al memorial por los detenidos desaparecidos, fue un claro intento de borrar la memoria, se mostró Luis Caroca, ex preso político, quien pasó por el Regimiento de Telecomunicaciones, por Pisagua, el exilio y el difícil retorno a Chile.

Hoy, como Presidente de la Corporación de Derechos Humanos y Sitios de Memoria de Tarapacá, señala que “el hecho que provocaron esos soldados, teniendo un alto contenido de alcohol (2,6),  resultados que primero fueron escondidos, es que ellos trataron de borrar, de esconder, de eliminar algo que en su cabeza les habían transmitido”.

Dijo que ese acto de destrucción, de daño material y moral, lo entendió como una “reacción de conciencia en términos de ideologización,  que sin duda se las entregaron en su proceso formativo; es decir, obedece a una doctrina que a ellos le enseñaron. Eso es necesario entenderlo”.

Caroca fue el artífice de instalar el monolito, a la vera del camino del Regimiento de Telecomunicaciones, donde él mismo estuvo detenido y fuera torturado; sumando este memorial, a otros que se ubican en distintos lugares de Iquique, para marcarlos como sitios de memoria.

Este monolito, construido, inaugurado y dañado hace dos años, está hecho en una gran roca. “Es esa piedra que da cuenta de cuatro acciones que sucedieron. Una, la desaparición de los dos compañeros de Marín y Miller. La segunda es que ese regimiento fue  campo de concentración de personas, entonces da cuenta que por ahí pasaron casi mil personas”.

En tercer lugar, destaca que a cincuenta metros hacia el norte del Regimiento de Telecomunicaciones “estaba el Regimiento Batallón Logístico, donde estaban recluidas las mujeres. Y por último, da cuenta de que un soldado también fue víctima de esas mismas atrocidades que los militares hicieron”.

Dice,  “si uno avanza cien metros hacia el sur, hay otro monolito que da cuenta de una verdad en la cual ellos creían. Lo que se inscribe en la placa de nuestro memorial, es diferente de lo que indica el otro monolito; es otra verdad, que en realidad es mentira. Porque la verdad es la que nosotros defendemos, porque estamos hablando desde la realidad, desde lo que nosotros vivimos. Lo otro fue una invención, para justificar la muerte de Marín y Miller y del mismo soldado Pedro Prado”.

De este modo, piensa Caroca, en forma real, pero también simbólica, los oficiales autores del atentado, después de más de 40 años del golpe de estado y vía ideologización, “pretendieron borrar lo que el monolito representa”.

NO HUBO SUMARIO

Dice que si bien aceptaron las disculpas, aún hay muchos vacíos a partir de la acción de los oficiales que dañaron el memorial, en el 2015. “Hay interrogantes que tenemos, por ejemplo, nos preguntamos  por qué nunca hicieron un sumario de lo que allí sucedió. Porqué no aplicaron la destitución a los hechores del ataque”.

Valoró que las organizaciones de DDHH a partir de este hecho se hayan reunido con el general John Griffiths. En esa reunión, recordó que el alto oficial “se comprometió con todos los asistentes que él iba, con su personal a establecer ciertas calificaciones para los oficiales,  lo cual significaría que no iban a seguir en servicio activo, sin embargo la palabra dada por ese general no se cumplió”.

Dijo Caroca que un informante anónimo le comentó que los acusados fueron calificado en lista 2 (en una escala de 1 a 4, decreciente), pero que después en las hojas de vida de los soldados, aparecieron anotaciones de mérito, lo que permitió sortear la destitución. “Avanzamos algo, pero no estamos cien por ciento satisfecho”, concluyó.

NOTAS RELACIONADAS

Querellantes: “Aceptamos disculpas pero lo que correspondía era que los oficiales fueran dados de baja del Ejército de Chile”

Hecho inédito: Oficiales de Ejército que dañaron memorial en honor de ejecutados políticos piden disculpas públicas a familiares