Edición Cero

Anyelina Rojas V.- Luego que se supiera o filtrara, que Alfonso Muñoz Whiting, un ex colaborador del Senador Fulvio Rossi, fuera llamado a declarar... La larga relación entre Alfonso Muñoz y su ex empleador Fulvio Rossi, a quien acusa de haberle solicitado emitir boletas falsas

Anyelina Rojas V.- Luego que se supiera o filtrara, que Alfonso Muñoz Whiting, un ex colaborador del Senador Fulvio Rossi, fuera llamado a declarar en calidad de testigo, en el marco del caso SQM relativo a los aportes reservados a las campañas políticas, consignando que se negó e emitir boletas falsas a solicitud de su ex jefe, se transformó en el foco del interés periodístico.

Por lo pronto Muñoz, guarda silencio y se mantiene dentro de los límites del secreto de sumario de la bullada causa. Como contexto de esta larga relación, vale considerar que el demandante prestó servicios durante 5 años al demandado y que la relación terminó después del episodio de las boletas. Fue despedido de forma “injustificada”, según consta en demanda contra Rossi Ciocca presentada en la Corte de Apelaciones de Iquique. Finalmente llegaron a un avenimiento, pagando el empleador a su ex trabajador, poco más de la mitad de lo solicitado y en dos cuotas.

FILTRACIÓN

Tras filtrarse la declaración de Muñoz Withingm ante la Fiscalía, de inmediato el cuestionado parlamentario por Tarapacá y Arica-Parinacota, señala que las declaraciones de su ex colaborador no se ajustaban a la realidad y que,  era una “venganza personal”, como consignó el portal Soy Iquique, en la tarde de este jueves. 25.

Como se sabe, Alfonso Muñoz, fue citado por la Fiscalía, luego que otras personas lo mencionaran en sus declaraciones. El aludido se presentó en calidad de testigo, para indicar que el senador le dijo que como estaba muy endeudado necesitaba reunir dinero para pagar sus deudas de campaña. Y en esa línea, le pide que emita boletas para él “porque había que publicar todos los gastos por Transparencia y no podía seguir usando a su papá y a su familia, porque iba a salir que el papá era concejal”.

Muñoz se negó y con una visión que seguramente ni él entendía en ese momento, porque nada hacía presagiar que el tema de la probidad y transparencia se tomaría la agenda, no accedió a la petición de Rossi. Sin embargo, otros colaboradores sí lo habrían hecho, es decir, emitieron boletas con cargo a la Cámara, y remata declarando que ocurrió  “en circunstancias que ellos nunca trabajaron en la oficina parlamentaria ni en ninguna actividad del ámbito legislativo”, consigna.

HACE 10 AÑOS

Rossi Ciocca no falta a la verdad cuando señala que no tiene relación con Alfonso Muñoz, hace  unos 10 años, es decir, desde el 2007, fecha en que rescindió el contrato de su colaborador, en la misma época en que le habría solicitado las boletas falsas y que éste se hubiese negado.

En su fanspage de FB señala Rossi:

“Ex funcionario de hace 11 años declara en mi contra siendo contactado por concejal sorista íntimo de diputado Gutiérrez.  Además este concejal intentó contactar a otra ex- funcionaria para que se juntara con Gutiérrez. Están desesperados porque vamos a ganar! “

El texto va acompañado de una serie de fotografías donde muestra a Alfonso Muñoz junto al concejal Guillermo Cejas. Algunas muy antiguas, cuando no se masificaban aún las fotografías digitales, por lo que seguramente se tuvo que dar el trabajo de buscarlas y reunirlas  para que configuran la supuesta relación de su ex colaborador con el sorismo, mediante Guillermo Cejas.

En otro post ataca a su enemigo histórico, el abogado comunista Hugo Gutiérrez:

“DIPUTADO GUTIERREZ ha Intentado ubicar y reunirse con ex-funcionarios míos para que declaren en mi contra. Sucia estrategia. Ya la uso contra Antonella Sciaraffia cuando visitó en la cárcel de Hospicio a una persona para ofrecerle “dejarlo tranquilo” si testificaba contra la ex-diputada. Ambos fueron absueltos y están en libertad. Incluso ha llegado a ubicar a personas con las cuales tuve alguna vez amistad para lo mismo. Iquique no merece una persona así como diputado!”.

Seguramente que cuando habla de “personas con las cuales tuve alguna vez amistad”, alude a Alfonso Muñoz. Más aún, lo dijo en la antesala de que se filtrara la información publicada por El Mercurio, cuando fue entrevistado por el periodista Juan Manuel Lavín, de la Red; allí ya habló Rossi sobre que Gutiérrez contactaba a gente cercana.

A la mañana siguiente, este jueves 25, los dichos de Rossi, cobraron sentido. Pero todo esto no debe hacer perder la vista de lo que hoy ocurre en Fiscalía, puesto que la declaración de Muñoz, como testigo, forma parte de la presentación que realiza ante el Tribunal de Garantía para que el SERVEL levante el secreto de los aportes reservados que se hicieran a los candidatos a concejales de Tarapacá y Arica.

Vale recordar que varios concejales, para los cuales Rossi Ciocca pidió plata a SQM, no sabían de la gestión del parlamentario, por lo que presentaron una denuncia en su contra. El Senador se defendió señalando que lo que hizo, estaba dentro del marco de la ley.

DEMANDA LABORAL

Aproximadamente hace tres semanas, Alfonso Muñoz fue llamado a declarar como testigo por la Fiscalía de Iquique, luego que su nombre fuera mencionado por otros declarantes, que dijeron estar en conocimiento que él había demandado al Senador Fulvio Rossi en la Corte de Apelaciones, debió hacerlo ante este tribunal de alzada, debido al fuero parlamentario. Efectivamente, ingresó una demanda contra Rossi Ciocca caratulada como demanda “por despido injustificado, nulidad y cobro de prestaciones laborales”, acción patrocinada por el abogado Hans Mundaca, mientras que la defensa del demandado la asumió Javier Alviña Aravena.

Los hechos relatados, es decir, el despido del colaborador de Fulvio Rossi, ocurrieron a mediados del 2007, cuando el trabajador es despedido, lo que califica como de injustificado por una serie de razones que detalla en la demanda. También se consigna que se le adeudaba varios meses de cotizaciones y no pago de horas extraordinarias. La demanda es por más de 3 millones de pesos. Finalmente y al cabo de 6 meses, las partes llegan a un acuerdo y Rossi paga a su ex trabajador poco más de la mitad de lo demandado y en 2 cuotas.  Con el avenimiento se cierra el caso, pero sin duda, la relación entre ambos, terminó por romperse en forma definitiva.

El tema salta a la palestra nuevamente, ahora que la Fiscalía llama a Muñoz a declarar en el caso de financiamiento reservado a las campañas políticas. En coincidencia el despido se produce por la misma fecha en que se niega a emitir boletas falsas a favor del Senador.