Edición Cero

Señalando que su participación política, siendo alcalde, fue fuera del horario de trabajo y más aún, durante un domingo en la noche y en... Ex alcalde Jorge Soria golpea la mesa y refuta acusación de Contraloría basada en “grabación ilegal”

Señalando que su participación política, siendo alcalde, fue fuera del horario de trabajo y más aún, durante un domingo en la noche y en un recinto privado, el ex alcalde Soria golpeó la mesa para rechazar el actuar del Contralor (s), Alejandro Mansilla, que dice lo acusa de falta de probidad, sin haber realizado investigación alguna y basándose en una grabación “ilegal”, de un acto privado.

Señala  Soria que interpondrá acciones civiles, penales y administrativas, para esclarecer los hechos con los cuales se le pretende perjudicar. Más aún, indica que la situación es muy similar a la ocurrida hace 11 años, cuando por “secretaría”, se le quitó el puesto de alcalde y estuvo impedido de ser candidato a Senador. El ex edil, que se apresta a lograr un escaño en el Senado, estima que se fragua el mismo plan, en víspera de las parlamentarias de este año.

LOS HECHOS

Para entender la situación, que mantiene muy molesto al coloso Soria, hay que recordar los hechos que ocasionaron el actuar de la Contraloría.

Resulta que en plena campaña municipal, el ex alcalde Jorge Soria participó en la proclamación del concejal Guillermo Cejas, por quien, además pidió votar en forma cerrada y no por otros candidatos, para  concentrar las preferencias del sorismo.

“Lo cierto es que los dichos aludidos –dice Soria- están expresados en una actividad privada, en día y horario inhábil, esto es domingo 2 de octubre de 2016, en el contexto de la proclamación a concejal del Sr. Guillermo Cejas, en dependencias del Hotel Gavina”.

Pero sucede que el discurso del ex edil, fue grabado y adjuntado a una denuncia presentada ante la Contraloría Regional de Tarapacá, por supuesta falta a la probidad. La presentación la hizo el entonces concejal Alvaro Jofré junto a otra persona anónima.

En el curso de la investigación, se indica en el comunicado de Jorge Soria Quiroga, la Contraloría alude al Ordinario 8600 del 3 de febrero de 2016, donde la Contraloría General instruye a los funcionarios, con motivo de las elecciones, el que indica:

“Los funcionarios públicos no podrán realizar actividad política dentro del horario dedicado a la administración del Estado ni usar su autoridad, cargo o bienes de la institución para fines ajenos a sus funciones”.

Precisamente, el Contralor (s) Alejandro Mansilla, apela a esta disposición, “con el sólo mérito de una grabación, absolutamente ilegal”, con lo que “se pretende confundir a la ciudadanía”, ya que llega a tal conclusión “sin haber realizado investigación alguna”.

Jorge Soria refuta al Contralor Regional,  invocando también un instructivo de la Contraloría General de la República, Ordinario 8.600 del 3 de febrero de 2016, página 3, donde se indica:

“Por el contrario, al margen del desempeño del cargo, el empleado, en su calidad de ciudadano, se encuentra plenamente habilitado para ejercer los derechos políticos consagrados en el Artículo 13 de la Carta Fundamental, pudiendo emitir libremente sus opiniones en materias políticas y realizar actividades de esa naturaleza”.

PLAN EN SU CONTRA

Insiste Jorge Soria en que la acción de Miranda, como Contralor (s), “constituye una clara desviación de poder, actitud sancionada en nuestra Constitución Política”.

Señala que ante esta situación, interpondrá acciones civiles, penales y administrativas  “por cuanto  no es posible que funcionarios públicos, haciendo uso de las atribuciones de su cargo, costeado por todos los chilenos, se presten para favorecer las candidaturas de determinados personajes políticos y perjudicar a otros”.

Soria indica que no es primera vez que le ocurre una situación como la descrita, puesto que en el 2006, el Contralor de la época lo acusó de cometer delito, lo que posteriormente “fue total y absolutamente desmentido por la Corte Suprema de Justicia”.

En aquella oportunidad, Jorge Soria fue removido de su cargo de alcalde y se vio impedido de ser candidato a senador en el 2009, situación que hoy es revisada en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Y en alusión al senador Fulvio Rossi, que hizo la denuncia, señala: “…y cometido por el  mismo de siempre, que pretenden ganar por secretaría, una vez  más, un escaño al parlamento”.

declaracion publica JSQ  (Ordinario al que se alude es de feche 3 de febrero de 2016)