Edición Cero

Los Periodistas de Chile, conmemoran los 204 años del primer número oficial de la Aurora de Chile, el primer periódico del país que sale a... El 13 de febrero de 1812 se editó el primer periódico nacional: “La Aurora de Chile”

Los Periodistas de Chile, conmemoran los 204 años del primer número oficial de la Aurora de Chile, el primer periódico del país que sale a la luz pública, un jueves 13 de febrero de 1812, es decir, hace más de 200 años.

El primer ejemplar se elaboró bajo la dirección del sacerdote, fray Camilo Henríquez, junto a la colaboración de diversos ilustrados de la época, abarcando todos los ámbitos del interés nacional y promoviendo el pensamiento progresista e independentista de la nación.

Con motivo de este aniversario, la Presidenta del Consejo Regional Iquique del Colegio Iquique de Periodistas, emitió la siguiente declaración pública:

Una vez más, este 13 de febrero se conmemora en Chile el Día de la Prensa, que nace para recordar la circulación en 1812, del primer número de la Aurora de Chile, el primer periódico chileno. Un diario que al mando de Fray Camilo Henríquez, entregó las primeras ideas revolucionarias al pueblo y que sentó las bases para lo que hoy se realiza con el periodismo al informar a la opinión pública sobre una serie de acontecimientos de diversa connotación social.

Muchas décadas después del egreso de las primeras generaciones de periodistas, hoy nos encontramos en un escenario donde el interés por el sensacionalismo -y que conlleva a veces a una mayor audiencia por parte del público-, es un criterio que prima al momento de entregar la información. De esta forma, es común encontrarnos con la denominada “nota humana”, que a menudo se vale de recursos “des-humanizados” para sobresalir.

Esto se evidencia cuando vemos la forma en que los reporteros de varios medios de comunicación  dan cobertura  a diversas catástrofes, enfocándose más en lograr una buena “cuña” sin considerar el estado postraumático en que quedan muchos integrantes de una familia que literalmente acaba de perderlo todo.

Tal es el casi de lo ocurrido en el incendio en Valparaíso, cuando el alcalde Jorge Sharp prohibió el ingreso de todos los medios de comunicación a los albergues. Y ciertamente hay razón en su actuar, pues hoy vemos cómo muchas historias más que contar los esfuerzos y logros, se centran en la penuria y la desolación, que por lo demás abunda tras cualquier catástrofe. Iquique no está ajeno, ya quesiempre está la tentación de ser víctimas de la “pasión” o el ego y priorizar ser los primeros en dar el “golpe periodístico”, pero no siempre con la debida rigurosidad

¿A costa de qué estamos informando?, ¿es esto lo que queremos informar o transmitir?, ¿qué importa más, lo que la ‘señora Juanita’ perdió, o la forma en la que se va a volver a levantar?, ¿vale más emocionar al entrevistado hasta las lágrimas porque “aumentan el rating” o enfocarse en cómo se canalizará la ayuda? Porque para datos duros, fuentes nunca faltan.

Como directiva regional del Colegio de Periodistas, creemos que los medios de comunicación son fundamentales en la construcción de una ciudadanía más informada, que maneje antecedentes claros y oportunos. Sin embargo, no debemos olvidar la prudencia, rigurosidad veracidad y ética a la hora de entregar un mensaje a la ciudadanía, sobre todo cuando en el mundo imperan las redes sociales y el sensacionalismo.