Edición Cero

En el oficialismo se levantaron suspicacias al constatar que en la misma etapa de la contienda presidencial anterior, finales de 2012, el CEP sí... Guillier sube como avión encuestas e instala escenario de posible derrota de Piñera

En el oficialismo se levantaron suspicacias al constatar que en la misma etapa de la contienda presidencial anterior, finales de 2012, el CEP sí hizo un intenso despliegue de preguntas que demostraban claramente intención de voto y ahora no. Entre dirigentes e inquilinos de La Moneda consideraron al menos “extraño” este cambio que se hizo en el sondeo -del centro que dirige el ex ministro de Piñera Harald Beyer- en el que claramente el ex Mandatario de derecha no tiene muchos motivos para celebrar.

Más allá de las sonrisas públicas y las declaraciones ante las cámaras, es innegable que a mediados del 2016 el escenario político para el ex Presidente, Sebastián Píñera, apuntaba a una victoria bastante segura en la carrera presidencial, con una cómoda ventaja en las encuestas de 15 puntos de su más cercano contrincante, en ese momento el ex Mandatario, Ricardo Lagos. Pero la jornada de encuestas de ayer, con los resultados del Centro de Estudios Públicos (CEP) y Adimark, instaló la posibilidad cierta de una derrota en las urnas, con la irrupción del senador Alejandro Guiller en la competencia, quien en tres meses subió 13 puntos y logro reducir a su favor el mayoritario porcentaje de indecisos.

Un 29% prefiere -según Adimark- que el próximo Presidente sea Piñera y solo tres puntos abajo, un 26% se inclina por Guillier.  Según el CEP, hay un 20% al que le gustaría que el ex Mandatario regrese a La Moneda a partir de marzo del 2018 y un 14% al que le gustaría que el senador por Antofagasta se quede con la banda presidencial.

Es indiscutido que Piñera sigue liderando las encuestas e incluso, logró registrar un alza significativa de seis puntos en la muestra del CEP, pero su problema es que Guiller lidera el ranking de los políticos mejor evaluados (47%) y solo tiene un 16% de rechazo contra el 37% de evaluación negativa que tiene el ex Mandatario, lo que marca claramente un techo en sus opciones de crecimiento. No solo eso, el porcentaje de quienes “no respondieron” quien le gustaría que fuera Presidente se redujo del 62% al 49% entre el sondeo de julio/ agosto y el de ayer. Trece puntos que se movieron todos en favor del senador y que lo hicieron crecer del 1% al 14% en tres meses.

“Guillier ha irrumpido con mucha fuerza, se ha consolidado como la única alternativa de centro izquierda. Todo indica que esta será una  elección muy estrecha con posible segunda vuelta”, advirtió a El Mostrador el analista Max Colodro, quien explicó que el alza del senador por Antofagasta está estrechamente conectada con “el estado de ánimo crítico de la ciudadanía hacia la política y liderazgos tradicionales”.

Una visión que es compartida en la Nueva Mayoría, donde consideran que el clima pro Guillier se debe en gran medida a un contexto país donde impera un severo juicio a toda la institucionalidad, el Congreso, los partidos, el gobierno y donde solo un 19% se reconocen afín a una colectividad política, un 51% dice que no voto en las municipales de octubre porque la política no le interesa, un 62% no se identifica ni con la derecha, el centro ni la izquierda, un 59% jamás conversa de política.

Entre dirigentes de la Nueva Mayoría e inquilinos de La Moneda consideraron al menos “extraño” el cambio que hizo el CEP –centro que dirige el ex ministro de Piñera Harald Beyer- sin ninguna explicación, en un sondeo en el que claramente el ex Mandatario de derecha no le sobran los motivos para celebrar. “Da para pensar que la derecha sacrificó su herramienta de medición más respetable para amortiguar el golpe a su candidato”, planteó un alto asesor de palacio.

En ese contexto, la estrategia de Guillier ha sido exitosa y muy similar -recordaron en el oficialismo- a la que aplicó la propia Presidenta Michelle Bachelet todo el 2012 y hasta marzo del año siguiente: el silencio, algo que en la propia Nueva Mayoría le han criticado por no hacer propuestas programáticas hasta ahora. “Las definiciones y contenidos no son una dificultad para Guillier, porque la gente está optando por liderazgos que le dan confianza y cercanía, no por ideas, por eso no paga costos al no hablar”, agregó Colodro

En el oficialismo fueron muchas y evidentes las sonrisas colectivas al constatar aliviados, según reconocieron dirigentes, parlamentarios e inquilinos de La Moneda, que el escenario sí cambio favorablemente para la Nueva Mayoría en los últimos meses y que un regreso de Piñera de la mano de la derecha al poder ya no es una realidad inevitable. “Esta encuesta dice que si hay un solo candidato, si la Nueva Mayoría se une, le ganamos a la derecha”, sentenció un alto asesor de palacio.

Este sábado, el Partido Radical proclamará a Guillier en el Parque O’ Higgins, cita a la que se espera –confesaron en todos los partidos de la Nueva Mayoria- más alcaldes y parlamentarios de la coalición de lo que se esperaba antes de los resultados de la CEP.

Una vez conocidos todos los resultados del CEP, el periodista de CNN Chile Daniel Matamala, planteó en su cuenta de Twitter una interrogante: “duda: en encuesta equivalente hace 4 años, CEP sí presentó resultados de lista cerrada de candidatos. ¿Esta vez no se hizo esa pregunta?”. No fue el único que se hizo la pregunta y en el oficialismo se levantaron suspicacias no menores al constatar que en la misma etapa de la contienda presidencial anterior, finales de 2012, la encuesta sí hizo realizó un intenso despliegue de preguntas que demostraban claramente intención de voto y ahora no.

La sorpresa

Pero en la derecha sí consideraron que Piñera obtuvo buenos resultados, es más, algunos de los asistentes a la cena en su casa el miércoles en la noche, confesaron que el ex Mandatario estaba preparado para un resultado menos favorable de lo que finalmente resultó e incluso, que por lo mismo se había puesto el parche ante la herida con varios de sus comentarios sobre lo que arrojarían los sondeos, dada la tendencia al crecimiento que ha mostrado Guiller en diferentes encuestas los últimos dos meses.

En Chile Vamos, apostaban incluso a que la brecha entre Piñera y Guiller fuera menor a los seis puntos que arrojó el CEP y que no subiera en su apoyo debido al caso Bancard y Exalmar que afectó al ex Presidente y del cual tuvo que dar una ronda de explicaciones mediáticas, coincidentemente con las fechas en que la encuesta se encontraba en pleno trabajo de campo.

El sondeo es favorable a Piñera también para ordenar el escenario interno en la derecha, ya que quedó en evidencia -recalcaron en Chile Vamos- que el ex Mandatario es la única carta realmente competitiva, ya que ninguno de los nombres alternativos logra respaldo y el senador Manual José Ossandón, registró solo 4 puntos en circunstancias que en RN apostaban porque lograra llegar al menos al 7%.

Sigue jugando a favor de Ossandón que es la figura de la derecha mejor evaluada (34%) empatado con Piñera pero con un nivel de rechazo (29%) mucho menor que el ex Mandatario.

Con la derecha dependiendo electoralmente solo de Piñera, la UDI no tiene mucho espacio realmente para levantar un candidato propio aunque dilate la decisión hasta marzo y en RN se disipan las dudas que pueden generar las opciones alternativas. “De repetirse este escenario en marzo, sería innecesario realizar primarias”, confesó un dirigente de RN.

No desconocen la arremetida de Guiller, pero hay quienes en la derecha tomaron nota de la información lanzada ayer por Radio Bío Bío sobre la sociedad de papel creada por Guiller y su esposa en 1993, que usó los 20 años que estuvo vinculado a los medios de comunicación audiovisuales, para diferir el pago de impuestos, una práctica común en el mundo de la televisión. “Si esta denuncia agarra vuelo, esta CEP puede ser la última alegría de Guiller”, planteó un ex asesor de la administración piñerista.

A pesar de estas cuentas alegres, reconocen que Piñera tiene un voto consolidado y estable, que lo conoce, que sabe quién es, pero que en la práctica es el que respalda siempre en las urnas a la derecha, sin lograr crecer a otros sectores, clave para ganar la presidencial.

Guillier ha sido y es sin dudas la verdadera gran preocupación para la derecha, pero sobre todo del piñerismo, según han confesado en más de una ocasión integrantes del círculo estrecho del ex Mandatario. Es que una carrera con Lagos implica una estrategia y un libreto conocidos, más fácil de aplicar en la práctica sin toparse con sorpresas en el camino que desordenen el escenario, como sucedió ahora con las encuestas.

Pero una contienda con Guillier, considera el piñerismo duro, es un escenario incierto, lleno de incertidumbres y sobre todo, con un resultado del que nadie puede sentirse seguro.

FUENTE: El Mostrador / Por Marcela Jiménez.