Edición Cero

Dos mujeres se integraron como operadoras de maquinaria pesada en las faenas de  Iquique Terminal Internacional (ITI). Se trata de Mónica Zúñiga, de 33 años... Dos mujeres se incorporan como operadoras de maquinaria pesada en actividades portuarias

Dos mujeres se integraron como operadoras de maquinaria pesada en las faenas de  Iquique Terminal Internacional (ITI). Se trata de Mónica Zúñiga, de 33 años y Karol Mora, de 29 años, quienes luego de participar en un programa de capacitación en operaciones de equipo pesado, fueron probadas para operar cargadores frontales al interior del terminal marítimo.

Ambas provenientes de familia de portuarios, se sienten orgullosas de sus trabajos y de los logros obtenidos. En el caso de Karol Mora, quien además de manejar un cargador frontal, también opera una grúa horquilla y huinche, asegura que se preparó con mucha dedicación para asumir el desafío.

“Todas las miradas están puestas en nosotras. Los compañeros no me tenían  mucha fe y me decían que para qué hacía el curso si de todas formas terminaría en una oficina, pero aquí estoy.  Agradezco mucho a ITI la posibilidad que nos ha brindado de perfeccionarnos y sobre todo incorporar a mujeres en sus faenas es, sin duda, una contribución a la igualdad de oportunidades”, precisó.

Karol cuenta que sus dos hijos y la familia están muy contentos con las capacitaciones que ha realizado. “Las mujeres somos más cuidadosas en el trabajo y sé que me irá muy bien. Aplicaré todos mis conocimientos, de hecho una de las prácticas la ejecuté en las grúas Gottwald, algo que parecía imposible e hice todo perfecto, por supuesto, con la colaboración de un instructor”, sentenció.

Para Mónica Zúñiga, el hecho de convertirse en operadora de cargador frontal es un avance en su carrera. “Llevo dos años trabajando para ITI y empecé como eventual,  este curso es un tremendo logro en mi carrera.Mis hijos están muy orgullosos de lo que he conseguido y eso me hace feliz, tengo que mantener la tradición portuaria en la casa, pues mi padre, tíos y abuelo son del rubro”, dijo.

“Cuando me subí a la máquina, me sudaban un poco las manos, estaba nerviosa y pensé que no sería capaz, pero hoy estoy convencida que sí puedo y que seré un aporte para la compañía. Este tipo de capacitaciones donde nos integramos las mujeres contribuyen a derribar estigmas”,  argumentó.