Edición Cero

“Amanecer en Pisagua”, se denomina una rústica, pero valiosa pintura testimonial, de autoría, hace más de 40 años, del profesor Luis González Vives, quien... Uno de los testimonios que contribuyó a esclarecer la verdad en el caso de Marcelino Lamas

Luis González Vives
“Amanecer en Pisagua”, se denomina una rústica, pero valiosa pintura testimonial, de autoría, hace más de 40 años, del profesor Luis González Vives, quien en su paso por el Campo de Prisioneros de Pisagua, compartió con muchos otros que como él, fueron detenidos por abrazar un ideal socialista. Su testimonio está contenido en varios procesos de Derechos Humanos, como testigo de lo que vio.

Además de profesor, don Luis González fue mueblista de alto nivel, y  uno de los tantos presos políticos que pasó por Pisagua. Allá compartió con muchos otros detenidos como él.  Algunos volvieron… Otros no. Pese a su dolor contenido, a su lucha ininterrumpida y a los años de vida, entregó uno de los valiosos testimonios que consideró el Ministro de Fuero Mario Carroza, para condenar a los asesinos de Marcelino Lamas Largo.

Destacamos a don Luis, conocido también como LUGOVI, por las primeras letras de su nombre y apellidos, por su valentía y coraje para no dejar nunca de apoyar la lucha por esclarecer la verdad.

En la imagen, sostiene un pintura que hizo desde su celda en Pisagua y la vista escasa que tenía tras las rejas. Se denomina “Amanecer en Pisagua”, que lejos de ser un nombre romántico, apela a estar vivo un día más.

Destaca en esta verdadera obra de cautiverio, los zapatos sobre el murete de las rejas, el único espacio por donde se filtraba un aire más respirable, un aire que daba vida y que permitía AMANECER EN PISAGUA .

Don Luis, nuestro reconocimiento para usted!