Edición Cero

Serán 40 alumnos que regularizarán su enseñanza básica y media, lo que se enmarca en el programa de escolarización que deben cumplir los jóvenes... Se inició el año escolar 2016 en el Centro de Justicia Juvenil de Iquique.

sename inicioSerán 40 alumnos que regularizarán su enseñanza básica y media, lo que se enmarca en el programa de escolarización que deben cumplir los jóvenes han infringido la ley.El programa denominado Apoyo Socioeducativo de Reinserción (ASR) “Educando para la Paz” es impartido por la Corporación Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), gracias al financiamiento del Sename.

Los jóvenes que cumplen sanción en el recinto cerrado, asisten a clases seis horas diarias, de lunes a sábado donde se preparan para rendir exámenes dos veces al año y así aprobar los distintos niveles. El programa cuenta con siete docentes quienes los preparan en todas las asignaturas.

En la ocasión, se reconocieron a 20 jóvenes que durante el 2015, aprobaron los distintos niveles en cuales se prepararon durante el año. Asimismo, reconocieron la labor de tres educadores de trato directo, quienes son el personal encargado de compartir, diariamente,la rutina de los jóvenes que cumplen sanción y les ayudan a prepararse en sus estudios.

Sobre lo anterior, la directora regional del Sename, Paula Soto, explicó que la educación es un derecho para todos y ese derecho cobra aún más sentido para los jóvenes que por diversos motivos se encuentran privados de libertad.

“Estaes la oportunidad para fortalecer sus herramientas, aprender de sus errores y encaminarse a una formación que les permita desarrollarse laboralmente para acceder a más y mejores oportunidades, por lo cual valoramos la presencia de la directora provincial de Educación, así como el compromiso de los equipos al interior del Centro de Justicia Juvenil quienes organizaron esta actividad”, indicó la directora del Sename.

La jefa provincial de Educación, Liliana Valenzuela, destacó el compromiso del Gobierno de la Presidenta Bachelet, el cual busca transformar la educación de calidad en un derecho social, incluyendo también a quienes han cometido errores y los están enmendando. “Aquí están todas y todos llamados a educarse, porque es necesario que entre todos los chilenos construyamos un nuevo Chile”, sentenció Valenzuela.