Edición Cero

Corporación Desierto de Atacama denuncia que localidad altiplánica presenta significativa cantidad de residuos luego de realización de festividad cultural. En una de las visitas permanentes que realizan... Isluga afectada por basura de visitantes

basura islugaCorporación Desierto de Atacama denuncia que localidad altiplánica presenta significativa cantidad de residuos luego de realización de festividad cultural.

En una de las visitas permanentes que realizan a distintos puntos de la región, en el marco de acciones enfocadas en promover el cuidado del medio ambiente y la conservación del patrimonio natural, los miembros de la Corporación Desierto de Atacamase encontraron con un panorama lamentable: gran cantidad de basura presente en distintos puntos del lugar.

La ONg (corporacióndesiertodeatacama.org) atribuye la responsabilidad a visitantes que participaron en la celebración del carnaval de Isluga (Anata), los últimos días de febrero, por cuanto otro registro masivo ocurre en la fiesta religiosa Santo Tomás de Isluga conmemorada el 20 y 21 de diciembre.

“Si bien las comunidades altiplánicas que habitan en forma permanente estos lugares son cuidadosas del patrimonio natural, cultural y arquitectónico, creemos que, en este caso, quienes dejaron la basura fueron personas participantes de la celebración que no residen en lugar, las mismas que en otros lugares repiten conductas negativas en el manejo de residuos, dañando monumentos y espacios públicos. Esta es una situación que se ha venido generando a lo largo tiempo y que cada año se torna más grave”, señala el biólogo e integrante de la corporación, Billy Morales, quien además es director de turismo de Místico Outdoors .

Aún cuando Isluga cuenta con menos de cinco habitantes permanentes, en Desierto de Atacama afirman que el cuidado del territorio debe considerar acciones específicas para mejorar la conducta de los visitantes en su relación con el entorno natural y patrimonial, antes, durante y posterior a la celebración de actividades masivas en estos lugares.

Al respecto, Morales explicó que “una mala experiencia tuvieron los turistas que trasladé al lugar motivados en conocer sus bellezas, situación que se repitió en distintas agencias de turismo de Iquique que llevaron pasajeros hasta Isluga y se encontraron con este panorama”.

Cambio de conducta

Al respecto, Alejandra Malinarich, directora de proyectos y profesional que encabeza los talleres de educación ambiental en Iquique y localidades rurales, sostiene que es fundamental que la ciudadanía desarrolle un plan de acción transversal y unificado en el traspaso de valores educativos a la ciudadanía. “No basta con retirar la basura de éstos lugares, fiscalizar o entregar volantes que digan NO a muchas cosas; el mensaje debe ser distinto para que las personas comprendan y valoren el territorio, junto con sumar compromisos y acciones permanentes para el cuidado del medio ambiente, el patrimonio arquitectónico, arqueológico”. Agrega que el cambio ocurre a través de la educación, “es la herramienta que permite entender y reflexionar sobre el desarrollo sustentable, el patrimonio y los cambios que necesitamos en forma urgente”.