Edición Cero

Una de las más destacadas dirigentes pampinas y presidenta de la Corporación Hijos del Salitre, que viene desarrollando la Semana del Salitre, hace más... Dirigenta pampina Sara Benavides: “El país todavía está en deuda con la historia de la  pampa y los pampinos”

sara benavides brUna de las más destacadas dirigentes pampinas y presidenta de la Corporación Hijos del Salitre, que viene desarrollando la Semana del Salitre, hace más de dos décadas, es Sara Benavides González, quien además, integra el Directorio de la Corporación Museo del Salitre y en tal calidad participó en los actos de aniversario de la declaratoria de Patrimonio Mundial realizada en Humberstone y Santa Laura.

Dijo sentirse feliz por lo que se ha hecho en la recuperación del patrimonio pampino, sin embargo, amplía su análisis hacia lo que denomina una deuda del Estado chileno con los pampinos. “Nosotros celebramos nuestra vida en la pampa y estamos muy contentos de estar acá, pero creo que no hay que olvidar lo duro que fue trabajar y vivir en la pampa; ni las injusticias que ocurrieron. Creo que el país está en deuda, por ejemplo, con tantas masacres que ocurrieron”, afirmó.

La más conocida es la Masacre de la Escuela Santa María, pero dijo la dirigente pampina, que  hay otras historias similares “que caen en el olvido”. Pese a toda esa historia, expresó que los pampinos valoran lo positivo, pero también aspiran al reconocimiento de lo que no se cuenta.

“Habitamos lugares agrestes, donde la vida era dura, difícil; el trabajo en condiciones que no eran las mejores. Pero lo que rescatamos, es el aporte que hicimos los pampinos, las familias de la pampa, que pese a la adversidad, logramos hacer de las salitreras que habitamos, una comunidad”.

“En la pampa, todos nos conocíamos y si uno sufría, todos sufríamos; si uno estaba feliz, todos también éramos felices. Ese es el aporte que hicimos los pampinos, que esperamos que alguna vez se reconozca”.

También es partidaria que la vida en la pampa, sea enseñada en las escuelas y se valore en toda su dimensión a los pampinos. “Nosotros, como siempre dijo, estamos en extinción, porque nos estamos muriendo. La mayoría ya son adultos mayores, entonces nos hemos preocupado de transmitir a nuestros hijos y nuestros nietos, esa parte que vivimos en la Historia de Chile y de la que poco se sabe. Sin embargo, el Estado debe hacer su parte también e incluirla de manera integral, en la enseñanza en las escuelas”, concluyó.