Edición Cero

Insumos agrícolas, herramientas y señaléticas para que el proyecto “Granja Agrícola”, se entregaron en el  marco de la alianza entre Teck Quebrada Blanca y...

granja agricolaInsumos agrícolas, herramientas y señaléticas para que el proyecto “Granja Agrícola”, se entregaron en el  marco de la alianza entre Teck Quebrada Blanca y Gendarmería de Chile, de modo que la iniciativa pueda continuar su labor, luego que sus instalaciones fueran considerablemente afectadas por el terremoto de abril de 2014.

Desde el año 2012, Gendarmería y Teck mantienen vigente un convenio para el desarrollo de un innovador proyecto alternativo a los procesos de reclusión tradicionales: Una Granja Agrícola en la que trabajan internos de baja peligrosidad, recluidos en el Centro de Detención Preventiva de Pozo Almonte. El fin de este proyecto es que estas personas aprendan un oficio, para más tarde reinsertarse en la sociedad.

Luego de trabajos de recuperación del lugar, ubicado en la misma comuna, se busca continuar con la producción agrícola que incluso dio lugar para abastecer al centro penitenciario y comercializar verduras y hortalizas en el mercado de abastos de Pozo Almonte, con beneficio directo a los internos.

Por sus características, la Granja Agrícola es considerada un Centro de Educación y Trabajo (CET) que consiste en recintos semi abiertos, donde las personas privadas de libertad pueden terminar sus condenas y, a la vez, aprender un oficio u ocupación.

“Este sería el primer CET del país, al que pueden postular personas de todo el país. Esto significa que las unidades penales tienen una alternativa de rehabilitación y reinserción. De hecho, el centro albergaría a cerca de 15 personas, lo que hace más viable la implementación de un sistema de trabajo individualizado y efectivo”, indicó el Mayor Rodrigo Salinas, Alcaide del Centro de Detención Preventiva de Pozo Almonte.

Por su parte, el jefe de Relaciones Comunitarias de Teck Quebrada Blanca, Leonardo Fuentealba, explicó que “la Granja Agrícola ha experimentado un claro avance y, a la fecha, ya es capaz de abastecer de hortalizas al penal. Este es uno de los programas que implementamos en nuestras comunidades de interés, con el fin de aportar a la sustentabilidad a través de la entrega de herramientas y desarrollo de capacidades a nivel local”.

La Granja Agrícola de Pozo Almonte comprende una superficie total de cuatro hectáreas,  destinadas a la plantación forestal, al desarrollo agrícola y pecuario.

Esta es una iniciativa innovadora, principalmente porque considera a internos de baja peligrosidad que, por las características de sus condenas, no tienen derecho a beneficios. Comparten el trabajo en la tierra y eso eleva sus esperanzas  de volver a insertarse en la sociedad.