Edición Cero

TheClinic/ Durante la presente jornada (viernes) la PDI llegó hasta la ANFP para notificar a Sergio Jadue, Nibaldo Jaque, Antonio Martínez y Jorge Fistonic... Chile viaja a enfrentar a Uruguay en medio de feroz crisis dirigencial y rumores de renuncias

TheClinic/ Durante la presente jornada (viernes) la PDI llegó hasta la ANFP para notificar a Sergio Jadue, Nibaldo Jaque, Antonio Martínez y Jorge Fistonic por una investigación de la Fiscalía de Peñalolén. Tras la licencia que tiró el presidente del fútbol chileno ya se especula que no volvería al cargo, mientras que en ese escenario han comenzado a rondar las dudas respecto de la continuidad de Sampaoli.

Veinticuatro horas bastaron para pasar de la ilusión total al desencanto, del éxtasis a la amargura, de lo que parecía un acorazado a un castillo de naipes que se derrumba con el tenue soplo del viento.

Así quedó el fútbol chileno tras la jornada de ayer, y no precisamente por las recordadas derrotas humillantes que antaño sufría la selección -sigue segunda en la clasificación-, sino por los hechos que provenientes desde fuera de la cancha parecen golpear con dureza a la pelota, a una Roja que se insinuaba incombustible.

Todo partió la madrugada del jueves, 20 horas antes del partido que Chile debía jugar en el Estadio Nacional frente a Colombia para refrendar su condición de líder sudamericano. A esa hora, comenzaban a crecer los rumores de la renuncia del presidente de la ANFP, Sergio Jadue, esto luego de supuestamente haber viajado al exterior a declarar por el caso de sobornos vinculado a la empresa Datisa que estalló el 29 de mayo pasado.

Frente a las especulaciones, durante la mañana siguiente la ANFP salió a entregar una versión oficial, y horas más tarde, a eso de las 13, el mismo Jadue hacía frente a los rumores, y lo hacía con furia, con emplazamiento incluido.

“Es algo súper burdo, un cahuín típico chileno, lamentable, inventado por un dirigente de un equipo de mayor convocatoria que da boletas ideológicamente falsas a Aguas Andinas y que inventó todo esto (…) Descarto una renuncia, no tengo motivos, no hay razón para hacerlo, pedirle disculpa a mi familia, porque ni siquiera a ellos les avisé de este viaje”, fue lo que dijo Jadue.

Después de eso, y cuando las aguas parecían volver a su cauce natural, vinieron dos hechos que se fueron agravando con el paso de la horas. Chile empató, cedió el liderato, y Jadue, después de haber descartado la renuncia, tiró una licencia de 30 días.

“El Directorio de la ANFP recibió este jueves una licencia médica del presidente Sergio Jadue, quien solicitó una autorización estatutaria de 30 días para ausentarse de sus actividades de la Corporación. Mientras dure la ausencia del presidente, ejercerá sus funciones el primer vicepresidente, Jaime Baeza, según establecen los estatutos de la organización”, fue la versión que ofreció la ANFP.

Ya llegada la mañana, entre las reacciones por el empate ante Colombia, las dudas se hicieron inevitables: ¿sigue Jadue después de esa licencia?

Con más incertidumbre que certezas vino otro golpe, otro remezón: Funcionarios de la PDI llegaron hasta la sede del fútbol chileno en Quilín para notificar al propio Jadue y a los dirigentes Nibaldo Jaque, Antonio Martínez y Jorge Fistonic.

Es “para que concurran a la fiscal de la Peñalolén para una investigación reservada”, dijo el director de la PDI, Héctor Espinosa, mientras que desde la Gerencia de Comunicaciones de la ANFP la explicación fue “esta mañana concurrieron a la sede de Quilín funcionarios de la PDI para entregar citaciones al presidente de la Corporación y a algunos miembros de su Directorio en el marco de una investigación rutinaria en relación con la asignación de honorarios que el Consejo de Presidentes acordó por unanimidad para ellos”.

A esas alturas, como si no bastara con el lío dirigencial, distintos medios de prensa principiaron a recoge la versión de que la situación de Jadue, para algunos insostenible, iba a tener un efecto concreto en la selección respecto de la continuidad de Sampaoli.

Los rumores provenientes de fuentes del fútbol chileno, apuntan a una presunta salida del DT después del partido del martes ante Uruguay.

“Tendría que evaluar qué pasaría si Sergio se va. No me imagino trabajar si él”, dijo alguna vez Sampaoli, quien luego de que estallara el caso de sobornos “no me imagino no dirigiendo la selección en las próximas Eliminatorias ni me imagino a Sergio no siendo presidente de la ANFP”.

Anoche, al ser consultado por la licencia de Jadue, Sampaoli respondió “es difícil contestar sobre una situación que nadie me informó. Seguramente cuando me informe con detalle seré prudente al saber qué medidas deberé tomar yo como entrenador”, respondió.

Con todo esos hechos a cuestas, Chile viaja a Montevideo para enfrentar a Uruguay el próximo martes, y los escenarios que se avizoran son en el mejor de los casos obtener un triunfo histórico que amaine en algo el temporal, temporal dirigencial y no futbolístico para ser precisos, o que ese partido sea el último de la exitosa era Sampaoli.