Edición Cero

Dos playas del sector costa sur de Iquique, debieron ser cerradas ante la presencia de la llamada fragata portuguesa, conocida como “agua viva”, por... Presencia de fragata portuguesa activa protocolo de cierre de Playa Ñajo y sector “pejesapo”

ÑajoDos playas del sector costa sur de Iquique, debieron ser cerradas ante la presencia de la llamada fragata portuguesa, conocida como “agua viva”, por el riesgo que implica para las personas. Se trata de Ñajo y del sector “Pejesapo”, donde los pescadores dieron alerta de la presencia de esta especie, que tiene un grado de toxicidad al entrar en contacto con los bañistas, e incluso, por el contacto fuera del agua, con actividades recreacionales.

La información fue confirmada por la Seremi de Salud, Patyricia Ramírez, que activó el protocolo establecido con Sernapesca y la Gobernación Marítima para evitar riesgos a la salud de la población. Precisó que de acuerdo a lo previsto tras los hallazgos durante este año, se esperaba un aumento de Fragata Portuguesa en la costa iquiqueña cuando se acercara la primavera, por lo que el protocolo intersectorial se aplicó de inmediato.

El primer avistamiento fue reportado a Sernapesca por un pescador recreativo del sector de Pejesapo, lo que fue corroborado en terreno por la Gobernación Marítima a través de la Capitanía de Puerto de Patache el martes 18 de agosto, constatando la presencia de 15 ejemplares.

 Adicionalmente, la Capitanía de Puerto de Patache fue informada por pescadores sobre un avistamiento en playa El Ñajo, verificándose en terreno 7 ejemplares en la playa, los cuales fueron retirados del lugar.

Por lo anterior, la Seremi de Salud emitió dos resoluciones aplicando el protocolo “Respuesta frente a la aparición de la especie marina Fragata Portuguesa (Physalia phisalys) en la costa de nuestro país” del Ministerio de Salud, decretando el cierre de las playas El Ñajo y Pejesapo para el baño y actividades de recreación mientras haya presencia del hidrozoo.

Como recomendaciones, se llama a la comunidad, en especial a los residentes de las caletas cercanas a El Ñajo y Pejesapo, que no se debe tocar una Fragata Portuguesa ni en el mar ni en la tierra, ya que son tóxicas aunque estén muertas.

Además, en caso de picadura se debe lavar de inmediato con agua de mar y retirar los restos de tentáculos evitando tomar contacto directo con ellos, para luego aplicar vinagre o agua dulce y no hay que frotar o rascar la piel con arena o toallas. Todas las personas que sufran una picadura deben acudir a su centro de salud más cercano.