Edición Cero

Con bailes religiosos, liturgias y diversas ceremonias que datan desde 1670, Huatacondo prepara para este viernes la celebración de la Asunción de la Virgen,... En Huatacondo celebran fiesta de «Mama Asunta», que honra la asunción de la Virgen

HuatacondoCon bailes religiosos, liturgias y diversas ceremonias que datan desde 1670, Huatacondo prepara para este viernes la celebración de la Asunción de la Virgen, para conmemorar a la patrona de su pueblo, conocida como “Mama Asunta”, donde se espera que lleguen fieles desde Antofagasta, Calama, Iquique, Alto Hospicio y Santiago.

“La localidad no tiene más de 60 habitantes en todo el año y para esta fecha supera los 500, ya que son familias enteras que tienen cofradías religiosas que se preparan todo el año para esta fecha. Todos son descendientes de huatacondinos y eso significa que tienen mucho apego con su pueblo y sus raíces”, expresó el alcalde de Pozo Almonte, José Fernando Muñoz.

Por esto, el edil efectuó una invitación a quienes deseen participar de esta celebración de la religiosidad popular de una de las festividades, especialmente en este pueblo, que conserva tradiciones españolas, mezcladas con lo andino.

“La iglesia del pueblo es una construcción de arquitectura mediterránea, diferente a las iglesias andinas, a pesar de ser de la misma época, porque Huatacondo fue un asentamiento español y las construcciones recuerdan ese pasado”, dijo Muñoz.

La festividad de la Virgen Asunta tendrá la mayor cantidad de visitantes para la víspera, el 14 de agosto, donde se tienen preparados los bailes de tinkus y diabladas, además de fuegos artificiales a medianoche, para continuar con la eucaristía oficial el día 15, junto con el tradicional “cuculí”, que es una procesión en la mañana, donde se va por las calles despertando a los peregrinos.

Antecedentes

La fiesta de la Asunción de la Virgen de Huatacondo, o «Mama Asunta» como los lugareños le llaman, data de 1670, junto con la construcción de la iglesia del asentamiento español que pobló las zonas cercanas a la Quebrada de Maní, donde forjaron un bastión hispano en medio de tierras que eran conocidas por Quechuas y Aymaras.

En la actualidad, la iglesia en que se celebra la festividad está totalmente restaurada, -mediante un aporte dela minera  Collahuasi-, pero sus campanas son las originales de la iglesia que se construyó ene l siglo XVII.

La gran cantidad de familias que asiste ya no vive en el lugar, pero siempre vuelven a celebrar a sus patronos, como señal de agradecimiento. Casi todos los descendientes de huatacondinos trabajan en el rubro de la minería.