Edición Cero

Defensoría/ “Como defensores lo que invocamos es el resguardo de una garantía que todo ciudadano tiene, que es la inviolabilidad del hogar. Nadie puede... Policías ingresaron a domicilio particular sin autorización de un juez, vulnerando inviolabilidad del hogar

defensora NataliaDefensoría/ “Como defensores lo que invocamos es el resguardo de una garantía que todo ciudadano tiene, que es la inviolabilidad del hogar. Nadie puede aceptar que se vulnere esa garantía constitucional y, como en este caso la policía ingresó a un departamento, registrándolo y aprehendiendo a un adolescente y a otra persona ajena, el juez de Garantía decretó la ilegalidad de las detenciones”

Así lo argumentó la defensora penal pública especializada en adolescentes, Natalia Andrade Encalada, a quien, junto al también abogado de la Defensoría, Claudio Rojas Piro, le correspondió asistir a los dos ciudadanos colombianos llevados al mediodía de este sábado para el Control de Detención, luego que el viernes fueran arrestados, al interior del hogar, el menor de iniciales D.B.P.y otro joven, B.R.C. de 22 años de edad.

Andrade explicó que, precisamente, la audiencia de control de detención tiene por finalidad que un tribunal revise si los procedimientos usados en la detención de personas a quienes se les atribuye un delito cumplen con los requisitos que impone la norma. “En este caso fue claro que no, por eso el juez Frederick Roco las declaró ilegales”, puntualizó.

Por su parte, el defensor público Claudio Rojas aclaró que la forma de actuar de los policías invalidó las presuntas pruebas recogidas en el departamento al que ingresaron irregularmente, tanto como para fundamentar las medidas cautelares como también para un eventual juicio. “Aquí se vulneró una garantía constitucional, respecto a la cual la misma Corte Suprema ha instruido ser muy cuidadosos”, subrayó el abogado.

“Además, en el caso de mi defendido, la detención se hizo sin comunicar esa medida a ningún adulto que fuera responsable de ese menor, por ejemplo a un familiar”, agregó la defensora Natalia Andrade.

En la audiencia, la Fiscalía de todas maneras formalizó a los jóvenes por infracciones a la Ley de Control de Armas y de Drogas y se pidió su prisión preventiva. Esto último no fue admitido por el juez y los imputados quedaron sin medidas cautelares.

De acuerdo al relato desarrollado en la audiencia respectiva, la policía buscaba a una persona vinculada a otro hecho policial, y en ese afán llegó hasta el departamento de la familia del menor, quien abrió la puerta para atender a los agentes. Estos le preguntaron si había algún adulto responsable y el adolescente les indicó que sólo estaba allí un amigo, después le preguntaron si conocían a al sujeto que buscaban, lo que los jóvenes negaron, pero en ese momento los efectivos ingresaron al hogar, registrando las habitaciones y detuvieron a ambos.