Edición Cero

Haroldo Quinteros Bugueño/ Profesor universitario. Doctor en Educación Las filtraciones del “whatsApp” creado por el senador Fulvio Rossi para comunicarse de manera expedita con sus... “Wikileaks” iquiqueño

haroldo quinterosHaroldo Quinteros Bugueño/ Profesor universitario. Doctor en Educación

Las filtraciones del “whatsApp” creado por el senador Fulvio Rossi para comunicarse de manera expedita con sus colaboradores locales no revela, en verdad, nada nuevo, excepto su extrema imprudencia al haber creado tal recurso de mensajería con la seguridad que nadie, excepto el senador y sus cercanos podrían acceder a él. Por cierto, en estos tiempos, es realmente una supina ingenuidad creer que exista privacía en materia de comunicaciones.

Por esto es que resulta divertido cómo el diputado UDI Enzo Trissotti se solaza con los efectos mediáticos que han tenido esas filtraciones, que ponen al descubierto de manera especialmente cruda ciertas disensiones internas por las que atraviesa la coalición de gobierno en la región. Trissotti olvida, o se hace el olvidadizo, del capítulo más bochornoso de la historia política nacional en materia de riñas políticas personales, aquel que protagonizaron los dos mayores líderes de la derecha chilena, el ex – presidente Piñera y la reciente candidata presidencial de la derecha, la militante UDI Evelyn Matthei, cuando ésta espió los llamados telefónicos de Piñera con el único fin de acabar políticamente con él para siempre.

No deja de llamar la atención que Rossi haya bautizado su whatsApp como “PS recargado.” ¿Es esta la manera de referirse a su partido, el Partido Socialista de Chile, una antigua organización política en la cual militó el presidente Allende y milita hoy la actual Presidenta Bachelet? “PS Recargado” sólo puede evocar la película yanqui “Matrix Recargado,” el relato ficción de un mundo secreto, conspirativo e imperceptible desde nuestra dimensión, cuyo fin es el control de las personas. ¿Por qué Rossi no eligió un nombre menos siniestro para su invento, o es que su whatsApp, con toda intención suya, es precisamente eso mismo?

En fin, el whatsApp en cuestión es básicamente reflejo de las conocidas reyertas públicas que Rossi ha protagonizado con el diputado comunista Hugo Gutiérrez, que ya conocemos; de modo que, objetivamente, lo único nuevo que nos trajo “PS Recargado” es el hecho que Rossi haya involucrado en sus mensajitos secretos a los dos más altos personeros de la actual administración, empezando por la propia Presidenta. En efecto, Rossi escribió que su contendor Gutiérrez no vale nada en La Moneda. A buen entendedor, pocas palabras: con eso quiere decir que la Presidenta no quiere a Gutiérrez, y, por ende, entre los dos y sus disputas, ella se quedaría con Rossi, y lo que éste le sugiera sancionar en la región.

También en el lío aparece el Ministro del Interior Peñailillo, con quien el senador estaría conversando con el fin de exonerar de su cargo al gobernador de El Tamarugal Claudio Vila, de quien todo el grupo “PS Recargado,” sugiere que es un incondicional de “Barba” (Gutiérrez), el archi-enemigo de Rossi. Cierto o no, ya ahora Peñailillo debiera estar dando las explicaciones públicas correspondientes, puesto que Rossi no las ha dado. En torno al incidente, al parecer, Rossi se querellaría por violación de la privacidad, delito, por supuesto, tipificado en la Ley.

Una acción de este tipo significaría una investigación dirigida a identificar a quien sustrajo por ahí algún celular, un notebook o un pendrive. Lo más probable es que esto termine en nada, y, lo peor para Rossi, es que además de no afectar ni disminuir ante la opinión pública la veracidad de las expresiones vertidas por él y sus amigos de “PS Recargado,” sólo mantendrá vivo el escándalo. ¡Sancta simplicitas!, como decían los latinos. Esto sólo serviría para agravar la penosa situación de deterioro de imagen en que se encuentra el joven senador, de la cual es, en realidad, imposible que pueda salir.