Edición Cero

“Sufrí de violencia familiar, por eso ahora estoy sola y a cargo de mis tres pequeños hijos. Hoy me siento con más valor como... Más de 150 personas participaron en cierre de programa del FOSIS de Fortalecimiento en el Territorio

CIERRE ACCION“Sufrí de violencia familiar, por eso ahora estoy sola y a cargo de mis tres pequeños hijos. Hoy me siento con más valor como mujer”, declaró la usuaria María Rojo, de 27 años, quien junto a otras representantes de 60 familias, participaron en el programa de Fortalecimiento en el Territorio y la Vida Familiar”, que desarrolló el FOSIS Tarapacá, durante 7 meses.  con familias de campamento, en el sector del ex vertedero de Alto Hospicio.  La iniciativa  implicó la realización de un diagnóstica para cada caso, definir la problemática a abordar y luego brindar atención de servicios especializados de profesionales expertos en temas de intervención social y vulnerabilidad.

SANYI ELGUETA

Los testimonios de la joven madre, es común al de las otras jefas de hogar –en su mayoría- que representaron a las 60 familias en el desarrollo del proceso de intervención.  Es el caso, por ejemplo, de Sanyi Elgueta Muñoz, de 25 años y madre de 3 hijos.

Reportó que una problemática principal en la familia era la comunicación, “lo que hoy hemos desarrollado en distintos espacios. Cuando estamos en la mesa, al salir… en las horas libres, pero lo importante es que conversamos y que todos hemos aprendió a escuchar. Y lo mejor para mí, es que me he valorizado como mujer”.

CERTIFICACIONEl jefe de Gestión de Programas del FOSIS, Eduardo Zamora, señaló que este programa se enmarca dentro de la línea ACCION de la entidad pública, cuya labor es trabajar directamente en los barrios donde viven las familias, con la finalidad de fortalecer la dinámica familiar y mejorar las habilidades de las personas.

Tras el diagnóstico, las visitas en el hogar, los servicios especializados y asistencia a los talleres, cada familia identificó una necesidad que e permitió adquirir algún implemento o enseres domésticos como cocinas, lavadoras, camas, juegos de living, comedor, entre otros.

“Las familias no tienen que agradecernos nada –dijo Zamora-, porque lo que estamos haciendo es cumplir  con la política pública del gobierno, para mejorar la calidad de vida y generar oportunidades a las personas de mayor vulnerabilidad. Es decir, esta compra, es un premio al esfuerzo y el compromiso de las familias”.

La ejecución del programa estuvo a cargo del Centro de Atención Familiar, Pukará, con amplia experiencia en temática de intervención psicosocial en familias vulnerables. Mientras que la supervisión del programa correspondió a la Asistente Social del FOSIS, Ana María Bobadilla.

 JORNADA RECREATIVA Y CERTIFICACIÓN

El cierre del proyecto consistió en una jornada recreativa en la que participó toda la familia. Los niños y adultos pudieron disfrutar de la piscina, baile de zumba, taca-taca- juegos inflables, dinámicas de grupo, entre otros.

Luego, un almuerzo para concluir con la certificación por la participación en el programa.