Edición Cero

Producto del movimiento telúrico que afectó a Tarapacá hace un año,  la  Unidad del Hospitalización de Corta Estadía (UHCE) del Centro de Internación Provisoria... Exitosa reconstrucción post terremoto de unidades de salud de corta estadía e internación provisoria

centro saludProducto del movimiento telúrico que afectó a Tarapacá hace un año,  la  Unidad del Hospitalización de Corta Estadía (UHCE) del Centro de Internación Provisoria (CIP) y Centro de Régimen Cerrado (CRC) del Servicio Nacional de Menores (Sename), que  sufrieron serios daños de infraestructura, fueron reconstruidas. Estos servicios quedaron fuera de operaciones durante cuatro meses, por lo que fueron trasladas por ese tiempo, al al Hospital Regional Doctor Ernesto Torres Galdames.

Operando en el Sename desde el 2011, la UHCE es un centro mixto el cual brinda atención clínica psiquiátrica a los adolescentes infractores de ley – que provienen desde Arica a La Serena – y que presentan consumo problemático de alcohol, drogas o trastornos de salud mental.

 “En nuestra unidad logramos la estabilización de cualquier cuadro siquiátrico agudo que presente un joven, lugar donde permanece hasta un mes, para que luego desarrolle la continuidad de su tratamiento en un Programa Ambulatorio Intensivo (PAI). Las patologías recurrentes son trastornos bipolares, agitaciones sicomotoras, depresión severa y desintoxicación de jóvenes con voluntad para dejar de consumir drogas, lo cual es la preparación para un cambio”, explicó José Luis Cabello, enfermero y coordinador subrogante de la UHCE.

 El profesional agregó que aunque el edificio sufrió serios daños de infraestructura, luego de la reconstrucción pudieron darle una nueva dinámica a la unidad de salud. “Modificamos las habitaciones de los jóvenes, permitiendo mejorar las condiciones ambientales para la contención de los mismos. Habilitamos una sala de descanso para los profesionales, hermoseamos los espacios, modificamos la pintura de las habitaciones con colores terapéuticos y en general, mejoramos las condiciones para la intervención, constituyéndose de esta forma el terremoto como una oportunidad para realizar cambios positivos”, finalizó.