Edición Cero

Pese al dolor causado en forma trans generacional, tras el fusilamiento de sus seres queridos en Pisagua, por dictamen de un consejo de guerra,... Sandra Sampson, “No nos mueve el odio ni el rencor. Queremos reconstruir la memoria”

sandra stPese al dolor causado en forma trans generacional, tras el fusilamiento de sus seres queridos en Pisagua, por dictamen de un consejo de guerra, llevado a cabo el 30 de octubre de 1973, los familiares dicen que no guardan odio ni rencor, pero que sí, quieren limpiar el nombre de los ejecutados y contribuir a la re construcción de la Memoria Histórica.

Sandra Sampson Trujillo, hija de José Sampson y presidenta de la “Agrupación de Familiares y Amigos por la Reconstrucción de la Memoria Histórica de Ejecutados, Desaparecidos y Prisioneros Políticos de Pisagua e Iquique”, FAREMEHI señaló que los familiares se han mantenido siempre en contacto y que este año decidieron constituirse como formalmente.

“Las familias siempre nos mantuvimos unidas por las circunstancias de los hechos acontecidos” señalando que lo que pretenden es “validar a las familias directas del genocidio”.

Respecto a la fecha del 30 de octubre, cuando fueron ejecutados sus seres queridos, todos altos dirigentes del Partido Socialista, Rodolfo Fuenzalida, Juan Antonio Ruz, Fredy Taberna y José Sampson; “nos vuelve a nuestra memoria todos aquellos hechos acontecidos en los cuales desaparecieron y mataron a más personas, tanto políticos como civiles. Algunas fueron encontradas en la Fosa en el año 1990, sin embargo estos cuatro militantes socialistas según la Mesa de Diálogo., sus cuerpos fueron lanzados al mar”.

“Al transcurrir un poco más de cuatro décadas, no sólo existen las víctimas, las personas a las que mataron, también están aquellos que sobrevivieron y fueron muertos en vida por el dolor y la angustia por haber pasado por un campo de concentración”, añadió Sandra Sampson.

“El paso de los años nos hace mirar la vida y nuestras pérdidas de nuestros seres queridos sin odio, sin rencor…pero sí, con el deseo de reconstruir la historia de cada una de las familias víctimas de la dictadura militar para que quede plasmado y las futuras generaciones no olviden los atropellos a los derechos humanos. La memoria es frágil y hay que retroalimentarla en forma permanente”, concluyó.

TEMAS RELACIONADOS

Recuerdan fusilamiento de Fuenzalida, Ruz, Sampson y Taberna y de ejecutados en Iquique y Pisagua