Edición Cero

Guillermo Ward /  Psicólogo, Psicodramatista, Dramaturgo. Director Colectivo Z de Teatro Espontáneo. Un puente une dos entremos, dos espacios, dos lugares. Es un elemento de accesibilidad,... Cruzando el Puente de Katrico

gmo wardGuillermo Ward /  Psicólogo, Psicodramatista, Dramaturgo. Director Colectivo Z de Teatro Espontáneo.

Un puente une dos entremos, dos espacios, dos lugares. Es un elemento de accesibilidad, de conectividad, que permite  llegar desde un extremo al otro  para cruzar en forma segura un abismo, un mar, un lago o un rio que está abajo, que separa.  Es el vínculo de unión entre dos parcialidades.

“Mapunche Wiñam Kuikui Mamül” significa en mapudungun “Cuerpos-Territorios, Atravesando el puente”,  el nombre que se le dio al  V Encuentro Nacional de Teatro Espontáneo, que se realizó  en el liceo rural de Llifén (Valdivia) entre el 24 y 26 de octubre, en la región de Los Ríos.

Aproximadamente 50 teatristas espontáneos de Chile nos juntamos para crear vínculos, cruzar el puente. Ese cruzar de puente para cada uno de los presentes tuvo distintas connotaciones individuales. Para las organizadoras, el Teatro Katrico de Valdivia con un fuerte compromiso social y femenino era el acercarse a las comunidades mapuches, con invitados especiales del sector y un octogenario Lonco, con quienes compartimos su realidad de segregación y abusos territoriales por parte de las forestales y de los gobiernos de turno. Conocer de ellos, del entorno y de su realidad nos sirvió para poner en valor también el otro extremo del puente, el que los de la zona central y sur del país desconocen, o es tan fuerte su voz que los oídos no escuchan la voz que se alza del norte, de nuestras comunidades aymaras con el problema del agua, que las mineras arrasan y secan ríos, humedales y lagunas.

gmo

 En el sur sobra el agua que a nosotros nos falta.  Esta es otra realidad al otro lado del puente, que incluye también el desconocimiento de Agrupaciones de Teatros Espontáneos del norte,  percibo un  fuerte centralismo, con sus líderes,  sus invitados especiales.  Jacobo Levi Moreno ha dicho que el Teatro Espontaneo es “la voz de los sin voz”,  por suerte el Colectivo Z, es un grupo de adultos, con mucha experiencia, con voces fuertes, firmes, que se hacen escuchar.

Desgraciadamente en nuestra región estamos recién siendo conocidos por la comunidad y  por el núcleo cultural local. Llevamos dos años de intensa actividad dando a conocer el teatro espontáneo como una herramienta cultural valiosa para el cambio social, el desarrollo personal, para recabar información desde las matrices mismas, como Colectivo Z somos un grupo que está volviendo a la matriz, a la  simpleza del teatro, del gesto, como dice Marilen Garavelli a la “síntesis poética”

Nos pidieron realizar el VI Encuentro Nacional de Teatro Espontáneo, el 2016 en Iquique y no nos atrevimos a comprometernos.  Hemos visto como las mujeres de Katrico trabajaron cada una con una tarea específica para conseguir apoyo, golpear puertas, contactar músicos, comunidades, expositores, facilitadores, hospedaje, alimentación, transporte, aseadores, ropa de cama, etc. observamos un trabajo serio, comprometido, arduo, difícil y lo lograron muy bien y muy cansadas.

También observamos que al otro lado del puente hay conocimientos hermosos y desconocimientos, hay mucho por aprender, que hay abismos, que debemos protegernos, querernos de verdad, que es bueno cruzar al otro lado sin las máscaras, sin los brillos o espejuelos para el trueque.  La verdad es que al otro lado del puente –desde la cuarta  región a  Arica– hay que crear más grupos de teatros espontáneos,  el norte existe,  es otra realidad que no sale en la tele que también necesita visibilizarse.