Edición Cero

Prensa Salud/  Apenas vio la luz por primera vez, el pequeño Maximiliano Undurraga, quien nació la mañana de este miércoles en el hospital de... Exitosa operación a recién nacido aquejado de malformación congénita

cirugía recién nacidoPrensa Salud/  Apenas vio la luz por primera vez, el pequeño Maximiliano Undurraga, quien nació la mañana de este miércoles en el hospital de Iquique debió someterse a una intervención quirúrgica. El mal congénito le fue diagnósticado cuando aún permanecía en el vientre de su madre.

A fines de marzo y en el vientre de su madre le diagnosticaron una gastrosquisis, malformación de la pared abdominal en la cual los intestinos se desarrollan afuera del cuerpo. Desde ese momento sus padres tomaron la determinación de que su hijo naciera en el hospital.

“No nos arrepentimos de esa decisión, porque vimos que estuvo todo monitoreado desde antes que naciera. Tras el alumbramiento de Maximiliano, su madre está muy bien y recuperándose. “El equipo médico nos informó en todo momento del procedimiento cuando mi hijo estuvo en pabellón”, dijo el padre del niño, John Undurraga.

En tanto el médico a cargo de la cirugía, David Montaño explicó que desde hace tres meses que se coordinó la operación, que involucró a un equipo multidisciplinario de profesionales y de unidades médicas, como Ginecología y Obstetricia, Maternidad y Neonatología.

“Tuvimos diversas reuniones bibliográficas entre los jefes de estos servicios para analizar los distintos puntos de vista que requiere una operación como ésta en un recién nacido”, dijo Montaño, quien agrega que el pronóstico para el bebé es muy positivo dado a la brevedad con la que actuaron.

“Hemos tenido unos 16 casos en los últimos cuatro años, pero no siempre se puede actuar tan rápido porque depende de que la madre controle su embarazo para conocer la patología antes del parto y así gestionar con tiempo el pabellón y equipo médico a cargo de la cirugía”, agrega el doctor.

El facultativo visualiza que a futuro este tipo de intervenciones podrían desarrollarse al interior del propio servicio de Neonatología, donde cuentan con incubadoras especiales, que también se convierten en modernas y equipadas camillas para cirugía. Las mismas en donde el pequeño Maximiliano hoy se recupera exitosamente.