Edición Cero

Cambio 21/ La Mandataria hizo un balance de sus primeros 100 días de gobierno, e hizo una retrospectiva de su visión del país cuando estuvo... Presidenta Bachelet  aseguró que antes de fin de año se despenalizará el aborto

BACHELETCambio 21/ La Mandataria hizo un balance de sus primeros 100 días de gobierno, e hizo una retrospectiva de su visión del país cuando estuvo fuera del país, llegando a la conclusión de que los avances no son suficientes, se merece más.

En una entrevista con El País planteó que cuando estaba afuera de Chile vio «un país que tiene todo lo bueno: una democracia estable, una economía con crecimiento estable, con bastantes éxitos… Pero, por otro lado, los jóvenes estuvieron unos ocho meses en la calle. Y no eran solo los jóvenes. Mucha gente acompañó ese proceso, en un país que empezó a decir: ‘No nos basta con lo que hay’. Y eso fue lo que me motivó para decir: ‘Si yo tomo la decisión de volver será para plantear cambios profundos'».

La Mandataria aseguró que los primeros 100 días de su mandato «fueron intensos. Cuatro años se hacen cortos y teníamos que empezar primero a cumplir con los ciudadanos. Hay que represtigiar la política. Y la política se represtigia también cumpliendo con lo que uno se ha comprometido. Es súper importante recuperar la confianza de la gente en las instituciones democráticas. Parecen más de tres meses, para serle franca», consignó Cooperativa.
Con respecto a la reforma tributaria, Bachelet comentó que «a lo mejor lo que algunos pensaron era que no lo iba a hacer. Que era una promesa de campaña, que luego se iba a no cumplir. Fíjese que cuando yo fui candidata la primera vez, y me invitaron a España, conversando con algunos amigos que eran dirigentes de Comisiones Obreras y de la UGT me decían ‘Jamás hagas campaña con una reforma tributaria. Nadie gana cuando habla de reformas tributarias».
«Yo creo que efectivamente en las reformas tributarias hay intereses que pueden verse afectados por ellas, y que tratan de hacer todo lo posible por cambiar los ejes centrales. Pero estamos muy abiertos a escuchar a todos los sectores. Lo que sí he dicho es que no estoy disponible para afectar a aquello que llamamos el corazón de la reforma», agregó.
Hidroaysén y conflicto mapuche
La Presidenta indicó que el rechazo a HidroAysén no influye en una posible alza de las tarifas. «Cualquier coste que pueda haber no necesariamente va a estar relacionado con HidroAysén. Porque hay licitaciones que se han ido haciendo cada cierto tiempo, y que han ido aumentando los precios, pero eso no tiene nada que ver con HidroAysén», sostuvo.

Además, sobre el conflicto indígena manifestó que «desde el año 1990 al menos el Estado chileno, en todos los Gobiernos, ha comprado una enorme cantidad de tierras, ha traspasado a comunidades muchas cantidades de tierra. Y en este nuevo Gobierno esto volverá a ser una parte muy importante. Pero no es solo un tema de restitución de tierra. Tiene que haber también apoyo y desarrollo productivo. Eso implica capacitación y un montón de cosas. Estamos conformando una agenda de trabajo».
Al ser consultada sobre la despenalización del aborto, Bachelet dijo que «en Chile esta discusión en el Parlamento se ha dado. Y hay una enorme cantidad de mociones parlamentarias en la Cámara y en el Senado. Estamos en la etapa de revisar todas esas mociones y mirar cuál vamos a apoyar, cómo vamos a apoyarla, de manera que podamos avanzar en la despenalización».

«Yo creo que va a ser durante el segundo semestre. Probablemente en los últimos meses del segundo semestre (…) Analizaremos la técnica legislativa, pero sí, antes de fin de año», añadió.

Finalmente, Bachelet planteó que «tenía conciencia de que este Chile que quería resultados ya. Y, por lo tanto, que va a ser mucho más demandante para mí. Lo que importa, finalmente, es que uno hable con la verdad. Y si algo no resulta, explicarlo de cara al país. Fíjese: en todas las encuestas la gran mayoría de la gente apoya el que haya reformas. Y, sin embargo, un porcentaje importante cree que no lo vamos a lograr. Pero si volví de Nueva York fue porque decidí que si yo tenía un capital político que había ganado en mi anterior gestión, era para usarlo».