Edición Cero

Ante los numerosos nombres que circulan entre los pasillo del mundo político criollo y los medios de prensa, hay dos que para nada han...

Ante los numerosos nombres que circulan entre los pasillo del mundo político criollo y los medios de prensa, hay dos que para nada han aparecido, pero que se manejan en las negociaciones. Los dos varones, uno histórico del PC y el otro de izquierda y que contaría con el apoyo de esa colectividad.  No daremos los nombres, pero sí algunas pistas.

Primero repasemos: En primer lugar, las negociaciones para asegurar la representatividad de los partidos que integran la Nueva Mayoría, es un hecho y obedece a esa lógica, la de mantener ciertos equilibrios. Incluso, la Alianza, que tanto criticó la modalidad, después terminó usándola.

Y bien, en esas negociaciones, se manejaría como criterio -hablando siempre en incondicional-  un cupo de intendente para el nuevo socio, el Partido Comunista. Y por tener la más alta votación asociada a la izquierda, este ocupo de primera testera regional se le daría al PC en Copiapó; pero, por razones estratégicas, se descartó la opción y la mirada se afinó hacia nuestra Región de Tarapacá.

En la negociaciones, ni el PPD, ni la  Democracia Cristiana ni el Partido Socialista presentaron sus aspiraciones de tener un intendente -hombre o mujer- de sus filas. Más bien, están pensando en las Gobernaciones Provinciales.  Entonces quedan dos socios, los Radicales, que tienen muchas ganas de llegar a la testera regional, y los Comunistas que deben acceder al menos, a una intendencia.

De los radicales, los nombres han corrido hace rato. Algunos con asideros y otros no.

Algunos son, Carlos Silva, alcalde de Huara. Incluso, los más entusiasmados con  esta carta, señalan que por algo fue el único que subió al Bachelet móvil cuando la ahora presidenta electa, visitó Iquique al final de su campaña.

Otro Carlos, pero del mundo académico: Carlos Merino Pinochet, quien al parecer, optaría por seguir en lo suyo, la academia y la investigación, donde se mueve “como pez en el agua”, dicen.

Patricio Martínez Fuentes, abogado y presidente de los radicales.  El sí que tiene muchas ganas de ser intendente. Ha hecho carrera política intensa, intensísima y está conectado con el radicalismo nacional. Además, a su haber, está el de ser muy cercano a un influyente líder, ahora senador electo, Alejandro Guillier, que  no siendo radical, al parecer está a punto de firmar por esa colectividad, que no sólo le dio el cupo, sino que cerró filas con su opción parlamentaria.

Otro nombre que ha sonado en los últimos días es el de Rosa María Alfaro, ex Seremi de Vivienda y Urbanismo. Abogada de profesión y la única mujer entre los eventuales intendentes.

LOS “TAPADOS”

En el Partido Comunista se ha manejado públicamente un nombre  que es el del abogado Claudio Vila.  Fue comunista originalmente, tuvo un paso furtivo por el radicalismo local y ya, hace un par de años, volvió a su tienda política de origen.  Con experiencia en el mundo público, ya trabajó en el Gobierno Regional y otras reparticiones. Es un hombre “todo terreno”.  Algunos le critican su juventud y falta de experiencia en un cargo de tanta trascendencia.  La política le viene por herencia. Su padre es  Carlos Vila, abogado y hoy día notario, sin embargo, en los años de dictadura jugó un rol político fundamental, mediante la Comisión de Derechos Humanos de Iquique.

Pero hay otros dos candidatos cuyos nombres se mantienen en círculos muy cerrados, por lo que no romperemos ese cerco, pero daremos algunas pistas.

Uno es médico, connotado y de gran prestigio en una temática específica, donde ha realizado numerosos estudios e investigaciones. Hombre de bajo perfil público, pero de un indiscutido valor profesional y como ser humano. Por su profesión, relacionado con el tema público, pero no directamente en lo político. Histórico PC y vinculado a los Derechos Humanos.  Goza de mucho respecto en los diferentes círculos.  No tiene compromisos políticos que pagar. Más bien, insistimos, destaca por su integridad.

El otro es un personaje vinculado a las temáticas públicas. Su trabajo realizado en los últimos años en la región, ha tenido impacto a nivel nacional. (Nos reservamos el área porque si lo decimos, será evidente de quién se trata… Y hay que poner un poco de misterio). Técnicamente es muy potente, mesurado, riguroso y con capacidad de dirigir equipos. Con un liderazgo tranquilo, centrado en lo técnico, pero con una clara visión política de fondo. No milita en el PC, en el pasado militó en partidos de izquierda y genera consensos en el mundo político.