Edición Cero

Guillermo Ward /Psicólogo y Gestor Cultural  Durante el siglo XIX, varios grupos de indígenas americanos, entre ellos chilenos, fueron capturados y exhibidos en Europa en... Zoológicos humanos o la verdad revelada

gmo-ward1Guillermo Ward /Psicólogo y Gestor Cultural 

Durante el siglo XIX, varios grupos de indígenas americanos, entre ellos chilenos, fueron capturados y exhibidos en Europa en los llamados “Zoológicos Humanos”, una atracción importada, que a los productores nada más importaba que llenarse sus bolsillos.

“Calafate” es un documental que muestra a los realizadores del audiovisual efectuando el mismo trayecto de nuestros antepasados, personas con sus derechos vulnerados. El equipo recorre Arauco, la Patagonia, Tierra del Fuego, Roma, París, Londres, Bruselas, Hamburgo, Berlín, Zürich buscando y encontrando sus huellas. Donde no sólo identificaron a los responsables de sus padecimientos, enfermedades, abusos sexuales y muerte, también encontraron sus restos. Existían, no eran leyenda, estaban allí en un Museo sus osamentas que ahora reclaman sus descendientes.

Para los iquiqueños que vimos hace poco en nuestra ciudad las obras de teatro “Jemmy Button” de la Compañía Trío Banda con la historia de un niño Yagan que es llevado a Inglaterra en el año 1830 y “Extranjero, el último Hein” de la Patogallina que trató de un joven Ona, llevado a Francia a exhibirlo en la exposición mundial de París en 1889, por supuesto que este documental es complementario, fundamental y revelador. Nos permite darnos cuenta que el teatro muchas veces no es fantasía, generalmente se basa en la realidad, en nuestra historias con un lenguaje estético -sin dejar de lado el concepto de espectáculo-, aún así relata hechos crudos, inhumanos.

nota GW“Calafate” además de documentarme fidedignamente sobre lo que ya había presenciado en teatro, me recordó frases celebres de personajes chilenos de esta época, como que “los niños down no son humanos”, o la definición sobre quienes no compartían una ideologíacomo “humanoides”. Creerse superiores a otros, el discriminar, el imponer nuestros criterios, menoscabar a los débiles, hacer bulling es un mal que los seres humanos tenemos incrustado desde tiempos remotos, razón por la cual ha tenido que normarse, crear leyes, proteger nuestros derechos humanos, etc.

El documental dirigido por Hans Mülchi abre muchas puertas, que deben ir cerrándose para siempre, las de estas familias que encuentran los restos de sus seres desaparecidos, la de la incertidumbre si son o son sus parientes, el del silencio y de la complicidad de las autoridades de la época, el del dolor del reencuentro con la verdad y la rabia. Ampliamente recomiendo este trabajo, sobre todo a quienes ya conocieron esta realidad con las obras de teatro antes mencionadas. Estará en exhibición desde el 2 de Septiembre en la Sala de los Estibadores de calle San Martín y el jueves 5 a las 19:00 horas se contará además con la presencia de Christian Baez, uno de los investigadores del documental.