Edición Cero

Como “absurdo y maquiavélico” calificó el jefe de la Bancada de Senadores del Partido Socialista, Fulvio Rossi, el anuncio del gobierno de enviar al... Senador Rossi se opone a que proyecto para ampliar salas cunas  sea financiado a través del seguro de cesantía

Fulvio Rossi brComo “absurdo y maquiavélico” calificó el jefe de la Bancada de Senadores del Partido Socialista, Fulvio Rossi, el anuncio del gobierno de enviar al Congreso un proyecto de ley de salas cunas para todas las mujeres trabajadoras financiado por un tercio del seguro de cesantía de los propios trabajadores o trabajadores.

“Es Lamentable que una vez más, el gobierno como lo hizo en el post natal, en la eliminación del 7 por ciento a los jubilados, con el ingreso ético familiar, esté engañando a la población enviando un proyecto con pura letra chica que le quita más beneficios a la gente”, dijo.

A juicio del parlamentario, el gobierno de Piñera “no ha encontrado mejor forma que financiar el aumento de las sala cunas para la trabajadores con el fondo de cesantía, con lo cual está desvistiendo un santo para vestir otro, porque un 1% de ese 3% del fondo de cesantía iría a financiar el aumento de cobertura de sala cunas”.

De modo que “el que financia este beneficio social para las trabajadoras son los trabajadores y trabajadoras, porque quienes ocupan los recursos del fondo del seguro de cesantía son esos mismos trabajadores y trabajadoras”, precisó Rossi.

El seguro de cesantía se creó bajo el gobierno de Ricardo Lagos “justamente para proteger a trabajadores y trabajadores en un mundo donde el mercado el trabajo es tremendamente inestable. Este seguro de cesantía permite que quien ha perdido el trabajo pueda tener un pequeño colchón para que pueda subsistir mientras encuentra otro empleo”.

Insistió que la propuesta del ejecutivo “es muy mala porque debilita y desmantela un instrumento que es fundamental para los trabajadores, financiando un derecho social de la mujer con recursos de los propios trabajadores sin participación del empleador y del Estado”.

Sostuvo que “el gobierno está acostumbrado a la letra chica y que, además, le agrega un requisito “que es que la mujer tenga 15 cotizaciones previsionales, con lo cual muchas mujeres van a quedar afuera, porque algunas tienen menos cotizaciones y las que recién encuentra trabajo ninguna”.

Por eso, hizo un “llamado al gobierno a que recoja la idea que planteamos hace un año atrás y que establece un mejor sistema de financiamiento porque no perjudica a los trabajadores y trabajadoras”